La ubicación estratégica de España en el Mediterráneo y el Atlántico, como conector entre Europa, África y América, le ha convertido en un cruce de caminos por el que han fluido personas, mercancías e ideas, otorgándonos el carácter abierto, diverso e integrador que identifica a los españoles en todo el mundo. En los 40 años de democracia, ese papel como nodo de comunicaciones no solo se ha consolidado, sino que nos ha puesto a la cabeza en cuanto a infraestructuras y tecnologías.

 

Referentes mundiales en la alta velocidad ferroviaria

Si hay un sector que España lleva años liderando es el de la alta velocidad ferroviaria. Desde la primera línea del AVE en 1992 hasta hoy día, nuestro país se ha convertido en la primera nación de Europa en cuanto a extensión de red de alta velocidad –más de 3.240 kilómetros- y el segundo en el mundo, solo detrás de China. No solo destacamos en extensión: según el estudio del Instituto de Estudios Económicos (IEE) de 2016, con datos del Foro Económico Mundial, España posee la cuarta mejor red ferroviaria del mundo en cuanto a calidad, solo por detrás de Japón, Suiza y Hong Kong.

Las grandes compañías del tejido industrial de la alta velocidad española coinciden en señalar el desarrollo tecnológico, la eficiencia, la innovación y la sostenibilidad como los factores claves para que España se haya convertido en una potencia exportadora de alta velocidad ferroviaria gracias a su experiencia adquirida durante las últimas décadas. Empresas españolas lideran proyectos de alta velocidad de enorme envergadura en Turquía, Arabia Saudí, Noruega, Estados Unidos, Italia, Reino Unido y la conexión España-Francia. Las exportaciones en este ámbito superaron los 1.500 millones de euros en 2016, según datos del Ministerio de Fomento. Una internacionalización, además, que impulsa a pequeñas y medianas empresas de forma directa o indirecta.

 

En el top 5 aeroportuario

Además de la alta velocidad, las infraestructuras españolas sobresalen a nivel internacional por su actual red de aeropuertos, una de las más modernas del mundo y con mayor conectividad aérea. Ocupa el quinto puesto en el mundo en el número de conexiones, con 325 rutas domésticas y 1.300 vuelos al extranjero. El número de aerolíneas que opera en España ha pasado de menos de 5 compañías a 50 en los últimos 20 años, según el informe La revolución aérea española, del Foro Regulación Inteligente.

Los aeropuertos españoles registraron en 2017 un tráfico de 210 millones de pasajeros aéreos, lo que situó a España en tercer lugar en el ranking de países de la Unión Europea con mayor paso de viajeros, según Eurostat, la Agencia Europea de Estadística. Los aeropuertos de Madrid y Barcelona ocupan el quinto y sexto lugar de Europa en movimiento de pasajeros, según esas estadísticas.

No es de extrañar por eso que la IATA (Asociación Internacional del Transporte Aéreo) eligiera Madrid en 2018 como su sede mundial. Desde la capital española, la IATA gestiona las operaciones de las 280 líneas aéreas pertenecientes a la asociación, lo que representa el 83% del tráfico mundial. Esto supone un volumen de venta de billetes aéreos de aproximadamente 150.000 millones de dólares (125.549 millones de euros). Para Rafael Schvartzman, vicepresidente regional para Europa de la IATA, «la elección de Madrid pone de manifiesto la apuesta histórica de la IATA por España como punto neurálgico del transporte aéreo internacional».

 

Primer país de Europa en autopistas y autovías

En cuanto a la red de carreteras, España es el primer país de Europa en kilómetros de autopistas y autovías, según el Ministerio de Fomento. Cuenta con 17.163 kilómetros de autopistas de peaje, autopistas libres, autovías y carreteras multicarril. Alemania tiene 13.000 kilómetros y Francia alrededor de 12.000.

Además, las empresas españolas ocupan los primeros puestos en la clasificación mundial de compañías con más concesiones de autopistas del mundo, según Engineering News Record (ENR) y Publics Works Financing (PWF).

En lo relativo a infraestructuras portuarias, tres puertos españoles están en la lista de los diez de Europa con mayor tráfico de contenedores en 2018: Valencia, Algeciras y Barcelona. El informe Top 200 puertos de contenedores de 2018, que elabora anualmente Transporte XXI, señalaba que, en 2017, los puertos españoles rozaron los 16 millones de TEUs, con un crecimiento del 5% con respecto al ejercicio anterior. Un nuevo récord que consolida a España como octava potencia mundial en este negocio y segunda de Europa, por detrás de Alemania.

 

FUENTES: