Uno de los grandes valores que aporta España a nivel internacional es su gran biodiversidad. Nuestro país alberga 1.858 espacios y casi 400 especies, según la asociación independiente de conservación de la naturaleza WWF. Además, la nuestra es la región europea que más superficie neta aporta a Natura 2000, una red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad.

Según el último Barómetro Natura, elaborado por la Dirección General de Medio Ambiente de la Unión Europea con la ayuda de la Agencia Europea de Medio Ambiente, España ocupa el primer lugar de la Red Natura 2000 en cuanto a superficie total, terrestre y marina, de áreas de conservación de la biodiversidad.

En total, 222.356 kilómetros cuadrados de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC), es decir, espacios que albergan tipos de hábitat naturales o especies de gran valor según la Directiva Hábitat de la Unión Europea. Y también de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) designadas en virtud de la Directiva Aves.

De esta manera, en España se encuentran representados el 60% de los hábitats y el 40% de las especies protegidas por la normativa europea. De hecho, a través de la Red Natura 2000 se está buscando promover y aumentar estos espacios, a través de una conservación de la naturaleza sostenible. Es decir, que tenga una repercusión positiva para la población y para la economía del país, potenciando nuevas oportunidades para el desarrollo de actividades productivas tradicionales y recreativas que fomenten el turismo.

Eso sin contar con los beneficios que aporta para la salud y el medio ambiente. Según la Comisión Europea, los espacios de la Red Natura 2000 son vitales para la absorción de carbono, el mantenimiento de la calidad del agua y la protección frente a inundaciones y sequías. Una serie de bienes con un valor estimado cercano a los 250.000 millones de euros anuales para la UE.

 

Trabajando en la Agenda 2030

Aunque todavía queda mucho trabajo por delante, España lleva ya tiempo impulsando políticas y elaborando nuevas normativas que tienen un objetivo común: cumplir con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Incluyendo aquellos relacionados con la conservación del medio ambiente.

Y va por buen camino: según el informe Sustainable Development Report 2019, elaborado por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN), nuestro país se sitúa en la posición 21 de 162 países analizados en cuanto a los hitos conseguidos para cumplir con este compromiso mundial.

El informe en cuestión indica que España obtiene sus mejores resultados en el ODS 6 (agua limpia y saneamiento) y en el ODS 7 (energía asequible y no contaminante), dos puntos muy vinculados a las políticas de sostenibilidad. Con una puntuación de 77.8 sobre 100, adelantamos a potencias como Estados Unidos, Israel o Rusia, y nos acercamos a países de gran riqueza medioambiental como Canadá (77.9 sobre 100).

 

Turismo y naturaleza

Otro de los motivos que empujan a España a fomentar el cuidado de sus espacios naturales viene impulsada por la UNESCO: es el país con mayor número de Reservas de la Biosfera del mundo. En total, 49 espacios naturales entre los que encontramos ecosistemas terrestres, marinos y costeros que atraen a multitud de turistas amantes de la naturaleza.

Entre los lugares que cuentan con este distintivo están los Ancares Leoneses y Lucenses, las islas de Lanzarote, Gomera y Fuerteventura, los Picos de Europa, Montseny y La Mancha Húmeda, entre otros muchos repartidos por toda la geografía española.

Por otra parte, mantiene desde 1987 su posición líder mundial en número de playas con bandera azul. Son 566 las costas distinguidas por la Fundación Europea de Educación Ambiental, a las que se suman 98 puertos deportivos y 5 puertos para embarcaciones sostenibles.

Todo un reclamo turístico por el que merece la pena trabajar y que es necesario mantener, cuidar y ampliar, no sólo para seguir siendo líderes. También para aumentar el valor y los beneficios (medioambientales, de salud y económicos) que nos da la riqueza natural de nuestro país.

 

FUENTES: