Durante siglos, España ha proyectado al mundo un incalculable valor humanístico y cultural. Pero nuestro país no es solo un foco de cultura, también ha consolidado una posición relevante en el ámbito de la ciencia y la innovación.

Rompiendo los moldes de país de sol y playa, España es la décima potencia mundial en producción de documentos científicos, según el SCImago Journal & Country Rank (SJR), cuyo ranking encabeza EEUU. Este índice mide la calidad científica de una publicación mediante Scopus, la mayor base de datos de artículos científicos del mundo, que extrae citas de artículos de más de 34.100 revistas de más de 5.000 editores internacionales y analiza su procedencia. Según este informe, los investigadores españoles han publicado más de 1,25 millones de documentos científicos en dos décadas. Una cifra que supera la producción de países como Australia, Corea del Sur, Rusia y Holanda.

En términos porcentuales, España produce cerca del 3% de todas las publicaciones científicas del mundo. Este dato, además de demostrar que nuestro país cuenta con un valioso talento científico, nos sitúa como un destino de interés a la hora de formar investigadores en el ámbito de la ciencia.

Casi la mitad de los documentos científicos producidos por españoles se escriben en colaboración con investigadores de otros países. En concreto, en 2015, el 47% de los documentos científicos firmados por españoles eran colaboraciones, según los Indicadores del sistema español de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017. Esto significa que el 7,7% de las colaboraciones mundiales llevan la firma de un investigador español. La mayor parte de los documentos están relacionados con la medicina, seguidos de la bioquímica, la genética y la biología molecular.

 

Capital humano en tecnología y ciencia

España es el cuarto país de la OCDE con más graduados en disciplinas tecnológicas o STEM (Science, Technology, Engineering and Math; en español, ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), por detrás de Alemania, Austria y Estonia. En 2015, el 26% de los graduados de educación terciaria en España obtuvieron una titulación en las áreas STEM. Esta cifra es mayor que la media de los países OCDE (23%), siendo incluso mayor la diferencia entre los graduados en programas de doctorado: 50% en comparación con el 43% de los países OCDE.

 

La mujer se abre paso en la ciencia

España destaca también por el avance de la mujer en los campos científicos y tecnológicos. Es, de hecho, el tercer país de la Unión Europea con más mujeres investigadoras: 85.759, por detrás de Reino Unido (191.774) y Alemania (164.095), y por encima de países con mayor población como Francia e Italia, según el informe She Figures publicado por la Comisión Europea en 2019. Además, somos el cuarto país de la OCDE con mayor porcentaje de mujeres científicas e ingenieras en sectores de alta tecnología.

 

Referente en la investigación contra el VIH

La investigación y producción científica española es puntera en ámbitos concretos. Por ejemplo, en el estudio del VIH (virus de inmunodeficiencia humana), identificado en 1983 y responsable de una de las pandemias mundiales más destructivas, con más de 40 millones de fallecidos y más de 37 millones de afectados actualmente según la Organización Mundial de la Salud.

La revista Viruses consideró en 2018 que el impacto de las publicaciones de equipos españoles sobre el VIH es el tercero más importante de Europa, financiadas principalmente por la administración pública nacional y europea junto a empresas farmacéuticas. Solo en 2016, los equipos españoles publicaron 404 trabajos sobre el VIH en revistas con factor de impacto alto, como AIDS, Clinical Infectious Diseases y Journal of Antimicrobial Chemotherapy, lo que supone una contribución fundamental para el conocimiento de la enfermedad y la mejora de los tratamientos.

Las tres instituciones españolas más influyentes en este ámbito son el Hospital Carlos III de Madrid, el Hospital Clínic de Barcelona y el Instituto de Investigación IrsiCaixa (Instituto Catalán de Investigación y Estudios Avanzados, ICREA). En este último centro es investigador Javier Martínez-Picado, el español ha liderado recientemente el segundo caso de curación del VIH, en Londres.

Aunque queda camino por recorrer, España posee un valioso potencial en materia científica. El volumen de documentos científicos producidos por españoles eleva la presencia y relevancia del país en el panorama científico internacional y lo conecta con el resto del mundo.

 

FUENTES: