‘La democracia se toca’ se plasma en un proyecto audiovisual con el que la Secretaría de Estado de la España Global espera que, por primera vez, España se narre a sí misma, a través de sus ciudadanos y de fragmentos de la vida cotidiana que muestran la realidad democrática, moderna y diversa de nuestro país.

El eje principal de la campaña versa en torno a una serie de vídeos en los que personas de muy distinto perfil charlan en bancos situados en espacios públicos de diferentes puntos de España sobre los avances del país en diferentes ámbitos. Una charla sobre libertad de expresión en la madrileña plaza del Dos de Mayo, que presentamos más abajo; otra sobre la España interior en un pueblo de Aragón; la conversación sobre feminismo y diversidad entre varias mujeres en Sitges; o el intercambio de opiniones entre dos investigadores son algunos de los ejemplos. Como eje común, el banco: un microespacio por el que pasa y se reflexiona sobre la vida, y un punto de encuentro e intercambio donde se encajan las diferentes historias de los ciudadanos. Todas ellas son conversaciones reales, naturales, con un tono cálido y personal. Como en la consolidación de nuestra propia democracia, la mejor versión de España siempre la logramos a través del diálogo y el entendimiento entre parecidos, diferentes y opuestos.

 

El primer capítulo de la campaña es «España opina». En él, la periodista Lucía Méndez y la escritora Gabriela Ybarra conversan sobre las libertades adquiridas, no sin esfuerzo, por la sociedad española en las últimas cuatro décadas. Un repaso a la labor del periodismo –que en ocasiones se enfrenta incluso a asesinatos-, a la huella y superación del terrorismo en nuestra ciudadanía –el padre de Ybarra fue asesinado por ETA- y a cómo la democracia española es tan fuerte que podemos expresar libremente opiniones que pretenden acabar con ella.