La cara más solidaria de la hostelería
30/04/2020 |

​El cocinero Adrián Rojas reparte comida en su restaurante, reconvertido en comedor solidario, Casa28, en Madrid. EFE/ Ana Márquez

La irrupción del coronavirus ha dejado a bares, restaurantes y cafeterías cerrados. Pero muchos han seguido trabajando de forma altruista para alimentar a quienes más lo necesitan
Ya lo cantaba el grupo de rock español Gabinete Caligari en plena Movida Madrileña: “Bares, qué lugares, tan gratos para conversar. No hay como el calor del amor en un bar”. Y no les faltaba razón. Los bares –como las cafeterías, restaurantes y la hostelería en general- son esos espacios donde se conoce, se habla, se discute, se canta, se ríe o se llora. Un lugar de la gente. De hecho, una de las imágenes más chocantes de la actual crisis causada por el coronavirus es, sin duda, la de los más de 300.000 establecimientos hosteleros cerrados

Sin embargo, muchos negocios se han resistido a dejar de transmitir ese “calor del amor en un bar” de la canción frente a la Covid-19. Y lo han hecho mediante iniciativas y propuestas solidarias, desde el comienzo de la crisis. 

Tras el cierre de establecimientos decretado por el estado de alarma, organizaciones representativas del sector como Hostelería de España, Marcas de Restauración, Restauración Colectiva, AECOC y COMPETU trasladaron al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo su disposición a colaborar para que los alimentos almacenados que no iban a poder usarse pudieran llegar a hospitales, residencias de ancianos y fuerzas y cuerpos de seguridad, a través de la coordinación con las administraciones locales. 

Una donación de productos a la que rápidamente se sumaron las asociaciones de hosteleros en provincias como Málaga, Guipúzcoa, Lugo, Valladolid, León, Zaragoza y prácticamente todo el territorio nacional, a través de ONG y organizaciones como Cáritas y los Bancos de Alimentos provinciales. Además de alimentos, muchas de ellas proporcionaban utensilios de cocina para facilitar la preparación de comida y su distribución entre los colectivos más vulnerables ante la actual crisis.  


Alimentando a los héroes de esta crisis y a los más vulnerables



​​​ ​

  ​ Sanitarios de Valencia recogen los alimentos entregados gracias a la iniciativa Food4Heroes. EFE/Biel Aliño

​​

Además de la entrega de comida a colectivos sensibles como ancianos –muchos de ellos en situación de soledad- o personas con pocos recursos económicos, la hostelería nacional se ha movilizado para apoyar al personal sanitario que ha combatido en primera línea al virus. 

Una de las primeras iniciativas ha sido Food4Heroes, en Madrid. Una etiqueta a través de la cual restaurantes muy conocidos de la capital como Honest Greens, Grosso Napoletano, Tierra Burrito, Manolitos Bakery, Goiko Grill, Tasty Poke Bar, Malvón, Brunch Club Café, The Food Circle, Bizzo Pizz, Pic & Nic y la panadería La Miguiña han llevado comida a los trabajadores de los hospitales. 

En Barcelona, la iniciativa Comer contigo, encabezada por el área de gastronomía de La Vanguardia y el cocinero Romain Fornell, ha movilizado a chefs, voluntarios y organizaciones para, desde la cocina del popular Bar Leopoldo, cocinar y entregar cada día unas 1.000 raciones de comida a comedores sociales y entre los sanitarios que de diversos hospitales de la ciudad. En esa misma ciudad, el Grupo Sagardi ha lanzado la campaña #CapÀviaSense (“Ninguna abuela sin”), para aprovechar la cocina de su grupo de restaurantes, ahora cerrada, y preparar 5.000 comidas diarias para ofrecérselas a las personas mayores que se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad. 

También en Barcelona, el movimiento HealthWarriors ha contado con medio centenar de establecimientos para entregar comidas y cenas de forma gratuita a estos profesionales. Y en Zaragoza, los negocios de hostelería se han sumado a Gastroaplausos, elaborando unas cien cenas diarias para el personal de varios hospitales de la ciudad. 

Hasta el hospital instalado en el recinto ferial de Madrid, IFEMA, también han llegado donaciones de alimentos y bebidas de restaurantes solidarios. En este caso, a través de la ONG Gastronomía Solidaria, que ha reunido a 200 cocineros voluntarios a disposición del Ayuntamiento de Madrid para facilitarles comida; y de la cadena de cafeterías Viena Capellanes, que ha utilizado un food bus para alimentar a los sanitarios bajo el lema “Nuestros Héroes de IFEMA”.   
​​​ ​

La empleada de una pizzería en Valencia entrega comida a una voluntaria de Correos. EFE/Biel Aliño

​​

Las bebidas también han sido importantes: junto al Grupo Mahou San Miguel y Coca-Cola, la Asociación empresarial de Hostelería y Turismo de León ha coordinado, además de la donación de alimentos, una campaña de recogida de bebidas para entregárselas tanto a los pacientes como al personal del hospital de campaña instalado en su recinto ferial. Principalmente agua, lo más demandado, pero también refrescos, zumos, leche o bebidas energéticas. 

De la misma forma que la Asociación de Hosteleros de Málaga (MAHOS), ha impulsado la inicaitiva Cocina para Héroes con bata y uniforme, a través de la cual establecimientos de la provincia están enviando comida a hospitales, residencias de ancianos, policías, guardias civiles y militares. 

Sin olvidar, por supuesto, la iniciativa puesta en marcha por el chef español más internacional: José Andrés. Su proyecto, World Central Kitchen, con el que ha ayudado a miles de personas en situación vulnerable en Estados Unidos, también ha desembarcado en Madrid, consiguiendo el apoyo de numerosos restaurantes, cocineros, empresas y voluntarios. El movimiento #ChefsForSpain –que sigue al #ChefsForAmerica estadounidense- ha sumado a una lista de colaboradores entre los que están el Grupo Arzabal, Dstage, Bulbiza y NH Collection Madrid Eurobuilding, que operan junto a la cocina central en la Escuela Municipal de Hostelería de Vallecas, con capacidad para dar de comer a 10.000 personas vulnerables al día. 

​Estas son solo unas pocas de las muchas iniciativas solidarias de restaurantes, bares y cafeterías en todo el territorio nacional. Pero son centenares los profesionales de este sector quienes o bien han reconvertido su establecimiento en un punto de ayuda, o bien están utilizando sus materias primas y equipamientos para cocinar voluntariamente a quienes más lo necesitan.  

ThisIsTheRealSpain
×