Instituto de Salud Pública Carlos III: un centro de referencia contra el coronavirus
13/04/2020 |

Imagen de archivo de uno de los laboratorios del ISCIII

Referente nacional y mundial en salud pública, se ha convertido en uno de los epicentros de la lucha científica contra la Covid-19 en nuestro país
Instituto de Salud Pública Carlos III de Madrid (ISCIII) está plenamente volcado contra la actual pandemia causada por la Covid-19. El organismo público y autónomo, creado en 1986, ha movilizado su red de vigilancia epidemiológica –en coordinación con las Comunidades Autónomas y la red de laboratorios por toda España- para apoyar al Sistema Nacional de Salud y ofrecerle su ayuda científico-técnica sanitaria. 

Un importante soporte que presta, especialmente a través de los centros nacionales de Microbiología (CNE) y de Epidemiología (CNE). Dos instituciones centradas, entre otros ámbitos, en el análisis de muestras y confirmación de casos –el CNM ha establecido una técnica de PCR específica para el nuevo virus-; la validación de kits de diagnóstico desarrollados por diferentes empresas; la adaptación del sistema de vigilancia epidemiológica; la ampliación de los objetivos de varios de sus proyectos de investigación para incluir en su campo de estudio la actual Covid-19; y la asesoría de sus investigadores y técnicos al Ministerio de Sanidad y las Consejerías de Salud. 

A ello se suma su participación previa en el proyecto europeo seleccionado en la última convocatoria exprés de la Comisión Europea, para crear una red multidisciplinar para la investigación, prevención y control de la enfermedad.  


Financiación y coordinación de proyectos contra la Covid-19


Para coordinar los esfuerzos en materia de investigación contra la Covid-19, el ISCIII ha recibido una partida de 25,2 millones de euros, de los 29,65 millones aprobados por el Consejo de Ministros del pasado 17 de marzo. Con esta cantidad, el ISCIII ha desarrollado un programa urgente de ayudas para proyectos y programas sobre el nuevo coronavirus: conocer la biología del virus, desarrollar nuevas opciones terapéuticas y profilácticas, desarrollar un sistema epidemiológico de vigilancia u observar su impacto en los servicios sanitarios, entre otros. El Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), por su parte, ha recibido 4,5 millones de euros con los que está financiando otros 50 proyectos contra el coronavirus

Desde ese momento, el ISCIII ha recibido más de mil propuestas de centros de todas las Comunidades Autónomas. Hasta hoy, son 11 los financiados por el Fondo Covid-19 (por un total de más de 3,5 millones de euros). En los próximos días se comunicarán nuevas aprobaciones.


Prevención, detección rápida y farmacología, entre los primeros proyectos


Los dos primeros proyectos aprobados, durante la última semana de marzo, estudian posibles abordajes terapéuticos: el uso combinado de antivirales con bloqueantes de la hiperinmunidad en estadios precoces de la enfermedad, en el primero; y la utilización de plasma con anticuerpos de pacientes curados como terapia antiviral en pacientes hospitalizados en el caso del segundo. Dos estudios que buscan responder a cuestiones clínicas muy urgentes, cuyo objetivo es encontrar el mejor tratamiento disponible y utilizarlo de forma precoz en pacientes infectados para reducir el número de ingresos en las UCIs. 

A ellos se han sumado, ya en el mes de abril, seis nuevos proyectos en la segunda ronda de aprobaciones. Dos de los estudios refuerzan el análisis de fármacos y tratamientos antivirales. El primero, liderado por el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Paz de Madrid, compara tres diferentes esquemas de tratamiento con diferentes fármacos antivirales (hidroxicloroquina, lopinavir-ritonavir y la combinación entre hidroxicloroquina y azitromicina). El segundo ensayo con antivirales, dentro del estudio internacional Solidarity de la OMS, y liderado por el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Madrid, estudia la eficacia comparada de los medicamentos remdesevir, ritonavir/lopinavir, hidroxicloroquina e interferón beta. 

El Hospital Universitario de Elche, por su parte, está estudiando el tratamiento con una dosis semanal de un fármaco (mefloquina) como método de prevención para no desarrollar la enfermedad. Hospitales de las provincias de Alicante, Murcia y Madrid participarán en el ensayo.   

 Micrografía electrónica que muestra el coronavirus SARS-CoV-2 aislado de un paciente con COVID-19; en la imagen se aprecia cómo el virus sale de células cultivadas en laboratorio. Crédito: archivo del NIH (Flickr)  


El Instituto Murciano de Investigaciones Biomédicas (IMIB), por su parte, investiga el uso del fármaco denominado defibrotide para lograr reducir el distrés respiratorio, la principal complicación pulmonar de la Covid-19 y la responsable de que muchos pacientes requieran tratamiento en UCI. 

Con el fin de mejorar la anestesia para la intubación, el proyecto del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia (INCLIVA), está investigando el uso del sevoflurano como alternativa al propofol, aportando además una reducción del tiempo necesario de intubación gracias a sus propiedades anti-inflamatorias 

Y los físicos de la Fundación Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Nanociencia (IMDEA-Nanociencia), a su vez, han conseguido aprobación para un ensayo que busca confirmar la eficacia de un novedoso test de diagnóstico rápido que permitiría reducir el tiempo de espera, gracias a la nanotecnología. 

Como parte ya de la tercera ronda de aprobaciones del ISCIII, el proyecto capitaneado por la Universidad de Santiago de Compostela analizará el uso de una tecnología que busca desencadenar una respuesta inmune al virus lo más efectiva posible, basándose en la utilización de microesferas en las que se han insertado proteínas del SARS-CoV-2. La investigación, que se realizará primero en animales, diversifica así la búsqueda de vacunas contra la Covid-19. 

El ensayo clínico del ISGlobal, en colaboración con hospitales de Barcelona y Madrid, analizará el efecto del fármaco hidroxicloroquina en mujeres embarazadas con coronavirus, para estudiar también su uso preventivo. 

Y, por último, el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia (INCLIVA) se suma a la búsqueda de diagnósticos más rápidos y completos con su investigación para reducir el tiempo del diagnóstico por PCR (la prueba más fiable), de 4 horas a 45 minutos. Lo comprobarán modificando la PCR mediante la técnica denominada isotermia.  


ThisIsTheRealSpain
×