• Mejora una posición con respecto al año pasado y se mantiene entre las 22 únicas democracias plenas de los 167 países analizados por la Unidad de Inteligencia del prestigioso semanario británico

• Consigue una puntuación global de 8,18 sobre 10, y obtiene las mejores puntuaciones en los apartados de procesos electorales y pluralismo (9,58) y libertades civiles (8,82)

 

 

España vuelve a situarse entre las escasas democracias plenas del planeta. Así lo ratifica el prestigioso Democracy Index de la Unidad de Inteligencia de The Economist, uno de los índices de referencia en el análisis de la situación de la democracia en el mundo.

En su última edición, publicada esta mañana y que recoge los datos del año 2019, España no solo se mantiene entre las mejores democracias del mundo, sino que mejora, al pasar de la 19.ª posición en 2018, a la 18.ª en 2019, de un total de 167 países analizados por el semanario británico.

En concreto, España obtiene una puntuación global de 8,18 puntos sobre 10 (diez décimas más que el año pasado). Una valoración superior a países de nuestro entorno como Francia (8,12) y Portugal (8,03) – que entran este año al grupo de democracias plenas-; y a Bélgica (7,64) o Italia (7,52), Estados considerados ‘democracias imperfectas’ por The Economist. Un ranking que, de nuevo, lideran los países escandinavos: Noruega ocupa la primera posición con 9,87; Islandia la segunda, con 9,58; y Suecia la tercera, con 9,39.

Para la Secretaria de Estado de la España Global, Irene Lozano, se trata de “una nueva muestra de la fortaleza de nuestra democracia, cuyos cimientos hemos construido entre todos”. “No solo nos mantenemos como una democracia plena, sino que además mejoramos. Y lo vamos a seguir haciendo. Que hoy seamos un referente en materia de derechos políticos y libertades civiles no es en absoluto casual”, ha manifestado, recordando el papel pionero de España en ámbitos como los de la solidaridad, la tolerancia y la diversidad.

 

Procesos electorales, pluralismo y libertades civiles, lo mejor valorado

 

En un año en el que, como destaca The Economist, España ha vivido dos elecciones generales y se enfrena al Parlamento más fragmentado de su historia democrática, nuestro país obtiene la mayor puntuación de los cinco bloques de los que se compone el índice, precisamente, en el que analiza la calidad de los procesos electorales y pluralismo (Electoral process and pluralism), con un 9,58, la misma que Suecia, Suiza, Países Bajos o Alemania.

Le sigue el bloque dedicado a libertades civiles (Civil liberties), en el que España obtiene un 8,82. En cultura política (Political culture), nuestro país obtiene un 8,13; en participación política (Political participación) un 7,22; y en funcionamiento del Gobierno (Functioning of government) un 7,14.

La mejora en la calificación global de España se produce en un contexto internacional de retroceso de la democracia, tal como señala The Economist, en el que solo 430 millones de los 7.300 millones de habitantes del planeta disfrutan en sus países de una democracia plena.

En concreto, su Unidad de Inteligencia ha bajado la media global del conjunto de países analizados a 5,44 –cuatro décimas menos que en 2018.

 

Una democracia plena, ratificada por los principales índices internacionales

 

Además de The Economist, los principales índices sobre democracia en el mundo ratifican la buena salud democrática de España.

Por ejemplo, el The Global State of Democracy 2019, del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (International IDEA) publicado en noviembre, otorgaba a España una puntuación de 0,7705 sobre 1, y nos situaba como la 13.ª con mejor valoración entre los 158 Estados analizados.

A este índice sobre democracia se suman otros como el ‘Freedom in the World’, elaborado por Freedom House, y que nos sitúa como el 20.º país en cuanto a libertades (con una puntuación de 94 puntos sobre 100); o el ‘Rule of Law Index’, de World Justice Project, en el que España se posiciona como el 21.º país con mayor adhesión al Estado de Derecho entre 113 países.

 

 

FUENTES: