• Asciende 7 posiciones en el informe The Global State of Democracy 2019 y consigue una puntuación similar a Reino Unido, Alemania o Bélgica, y superior a Canadá, Francia o Austria

• Destaca especialmente en indicadores como Gobierno Representativo (9.º) y Democracia Local (5.º), entre los 158 países analizados, además de ser uno de los pocos países europeos que sigue mejorando en un contexto de “erosión de la democracia” a nivel mundial

 

 

Miércoles, 20 de noviembre. La democracia española sigue mejorando. Así lo confirma el informe The Global State of Democracy 2019, publicado ayer por el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (International IDEA), la organización intergubernamenal con sede en Estocolmo, cuya misión es apoyar y fortalecer las instituciones y procesos democráticos en todo el mundo.

Según el análisis, España se sitúa como la 13.ª democracia con mejor puntuación entre los 158 Estados analizados por International IDEA, lo que supone una escalada de siete posiciones con respecto al  año pasado, en el que ocupaba el 20.º puesto. En concreto, consigue una puntuación global (promedio de las calificaciones de los cinco grandes bloques en que se divide el informe) de 0,7705 puntos sobre 1.

Para la secretaria de Estado de la España Global, Irene Lozano, este informe “aporta una luz válida, internacional e independiente sobre la fortaleza de la democracia española, que no deja de mejorar”. Todo ello “pese a las constantes campañas de desinformación que intentan empañar lo que los españoles hemos construido durante 40 años y que se combaten justo de esta forma: con estudios empíricos y veraces”.

 

Democracia Local y Gobierno Representativo, puntos fuertes

 

En el informe, que recoge datos correspondientes a 2018, España sale especialmente bien parada en el bloque Gobierno Representativo, en el que alcanza una puntuación de 0,81 y el 9.º puesto (por encima de democracias como la francesa, la finlandesa o la belga); y en Derechos Fundamentales, con 0,84 puntos, la misma puntuación que Canadá y a una décima de Países Bajos o Francia. En ambos, España consigue una ligera mejora con respecto a los datos de 2017.

También mejora su calificación en el bloque de Control al Gobierno, en el que logra 0,79 puntos y la 14.ª posición mundial; y en Administración Imparcial, con 0,84 puntos y el 12.º puesto. En cuanto a Compromiso Participativo, si bien en el promedio de sus cuatro indicadores España se sitúa en la 31.ª posición, con una calificación de 0,5725, destaca en el atributo Democracia Local, en el que asciende a la 5.ª posición con 0,85 puntos sobre 1.

 

Contexto mundial de erosión de la democracia

 

El mérito de España al lograr una mejora de su puntuación es doble, al producirse en un contexto mundial que el informe The Global State of Democracy 2019 califica de “erosión de la democracia”. Si bien el mundo ha vivido una importante democratización desde 1975 (del 25% de países democráticos ese año, al 62% actualmente), este proceso se ha frenado y hoy día el mundo se enfrenta a una erosión de la democracia. Sobre todo durante la última década y en las regiones de Norteamérica, Europa y Asia-Pacífico, donde más de la mitad de Estados han perdido puntuación en el índice.