La sociedad española es solidaria, y lo ha sido incluso en los peores años de la crisis económica. Los estudios de opinión muestran que los españoles están preocupados por los problemas globales como la pobreza, el cambio climático y el terrorismo a nivel internacional.

El compromiso de la ciudadanía española con los países y comunidades que más sufren la desigualdad y la pobreza se plasma, en política pública, en la cooperación internacional, cuyas iniciativas se llevan a cabo tanto desde la Administración General del Estado como desde Comunidades Autónomas y entidades locales, además de universidades, empresas, sociedad civil, organizaciones no gubernamentales de desarrollo (ONGD) y sindicatos.

Se trata de un esfuerzo colectivo de muchos actores que apuestan por el desarrollo sostenible y equitativo. La Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo, de 1998, articuló todas esas iniciativas en torno a la defensa y promoción de los derechos humanos, la igualdad y la no discriminación, el desarrollo humano inclusivo y la promoción de un crecimiento económico sostenible.

 

Compromiso con la cooperación internacional

Incluso en los años más duros de la crisis, la cooperación internacional ha contado con el pleno apoyo de la ciudadanía española. Para el 89% de los españoles, la ayuda al desarrollo ocupa el tercer lugar entre las prioridades de la política exterior, tras el cambio climático y el terrorismo. Así se extrae de la encuesta a escala nacional sobre las principales preocupaciones internacionales que realizó el Real Instituto Elcano en otoño de 2018 con motivo del 40º aniversario de la Constitución.

Estos datos se confirman en los sucesivos estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y de Eurobarómetro. Según la encuesta Ciudadanos de la Unión Europea y la Cooperación al Desarrollo de Eurobarómetro, los españoles (81%), junto con los chipriotas (93%) y los malteses (82%), son los europeos que de forma más clara sostienen que la lucha contra la pobreza en los países en desarrollo debe ser una prioridad para la UE. En este estudio, un 66% de los españoles encuestados afirma que luchar contra la pobreza debería ser también una de las prioridades del gobierno, el porcentaje más elevado entre los países consultados.

Más de 2.600 personas se dedican en España profesionalmente a la cooperación internacional para el desarrollo y a la acción humanitaria. Se trata de profesionales que trabajan en sectores de cooperación que abarcan desde el desarrollo económico inclusivo y la gobernabilidad democrática hasta la ayuda humanitaria, pasando por el trabajo en servicios básicos como salud, educación y acceso al agua y el saneamiento, o la labor en sectores fundamentales como el desarrollo rural y la seguridad alimentaria, la igualdad de género, el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático o el apoyo al sector cultural desde un enfoque de desarrollo.

Su labor tiene un carácter profundamente solidario y comprometido con los Derechos Humanos. Lleva fuera de nuestras fronteras el empeño de la sociedad española por participar activamente en la consecución de un mundo mejor, así como su determinación en contribuir a mejorar las condiciones de vida de las personas en cualquier rincón del planeta.

La aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en septiembre de 2015, que España impulsó y ha suscrito junto al resto de la comunidad internacional, significa un nuevo compromiso al más alto nivel de contribuir activamente a que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se cumplan no solo en España, sino también en los países que no gozan de la misma situación de desarrollo. La apuesta por un desarrollo global sostenible e inclusivo es también la apuesta por una globalización incluyente y justa que respete y promueva la diversidad en el marco de la Agenda 2030.

 

Una ciudadanía sensible y concienciada

Además del compromiso ciudadano con la cooperación y el desarrollo, los españoles también demuestran una convencida participación en ONG. Según los datos extraídos del estudio La colaboración de los españoles con las entidades no lucrativas realizado por Kantar Millward Brown para la Asociación Española de Fundraising en 2018, el 86% de los adultos españoles ha colaborado alguna vez con una ONG (alimentos, ropa, firma de causas, etc.) y el 55% lo ha hecho de forma económica. Es más, 8 de cada 10 cree que la labor de las ONG es muy importante.

Tanto es así que el informe Realidad del socio y donante en España 2017 de esta misma asociación calcula en unos 3.980.000 el número de socios de alguna ONG, lo que supone una recaudación de más de 456 millones de euros a través de cuotas.

Según el Estudio de la Colaboración de los españoles con las ONGs y del Perfil del Donante de 2016, la lucha contra el hambre y el desarrollo de los países pobres y la ayuda a la infancia son las situaciones que causan una mayor sensibilización (ambas con un 35%), seguidas del apoyo a situaciones de emergencia (18%) y la defensa de los derechos humanos (12%).

 

Impacto positivo de la inmigración

En tolerancia y compromiso con el problema migratorio los españoles estamos por delante de nuestros socios de la UE, como refleja el Eurobarómetro Otoño 2018,  en el que el 86% de los españoles están a favor de una política europea común sobre migración. La percepción del fenómeno migratorio en España es también más positiva en comparación con el resto de socios de la UE: el 58% de los españoles creen que su impacto es positivo, frente a un 50% de europeos.

 

FUENTES: