Buen clima, gente afable, patrimonio cultural desbordante, riqueza gastronómica y paisajes que van desde playas de agua cristalina hasta picos montañosos. España tiene todos los ingredientes para ser el destino turístico perfecto. Y, como demuestran los datos, lo es.

Nuestro país recibió en 2018 la cifra récord de 82,8 millones de visitantes extranjeros, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que le convierte en el tercer país del mundo en número de turistas –solo por detrás de Francia y EEUU- y el segundo en términos de ingresos, que también marcaron un récord de 89.856 millones de euros.

Una segunda posición que ratifica la Organización Mundial del Turismo en su informe UNWTO Tourism Highlights, de 2018, situándonos solo por detrás de Francia y por encima de países como Estados Unidos o China. Son ya seis años consecutivos de máximos históricos de visitantes, con Reino Unido, Alemania y Francia como principales países de procedencia.

Un inmenso patrimonio cultural

Uno de los principales reclamos turísticos de España es su abrumador patrimonio cultural. Es el tercer país del mundo con más sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (solo por detrás de Italia y China). La mezquita de Córdoba, la Alhambra de Granada, el acueducto de Segovia, la catedral de Burgos, las obras modernistas de Gaudí en Barcelona o San Cristóbal de La Laguna en Tenerife son solo algunos de los 47 lugares destacados por su valor universal excepcional.

La UNESCO también ha designado 18 expresiones o tradiciones culturales españolas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Entre ellas, la dieta mediterránea, el flamenco, los Patios de Córdoba, las Fallas de Valencia o las Tamborradas. Somos el cuarto país con más designaciones de este tipo.

Con tal potencial no es casual que la publicación norteamericana US News & World Report considere a España el tercer país con más influencia cultural del mundo, solo por detrás de Italia y Francia.  Así lo extrae de más de 20.000 entrevistas a personas de 80 países, en las que se destaca la herencia cultural de España desde Velázquez, Goya y Picasso, hasta la música y el baile flamenco, pasando por el Don Quijote de Cervantes. Un reclamo, sin duda, para millones de visitantes.

Gastronomía: más allá del gazpacho y la paella

La cocina española también gana peso como polo de atracción de turistas. Según el informe La gastronomía en la economía española elaborado por KPMG en 2019, en los últimos años el turismo gastronómico ha crecido hasta superar el 15%. Es decir, 15 de cada 100 turistas vienen a España motivados por su gastronomía. No en vano, es el 5º país con más estrellas Michelín del mundo, y el que más restaurantes tiene en la lista The World’s 50 Best Restaurants, un total de 7, de los cuales 3 figuran en el top 10. Además, por supuesto, de la enorme riqueza gastronómica de las diferentes regiones de España.

Riqueza natural y paisajística

España es también el país con mayor número de Reservas de la Biosfera del mundo. Un total de 49 espacios naturales que comprenden ecosistemas terrestres, marinos y costeros designados por la UNESCO para su protección y la conservación de la biodiversidad con su uso sostenible. Las marismas de Odiel, Doñana, la isla de La Palma, el Cabo de Gata, Sierra Nevada, las tierras del Ebro o las dehesas de Sierra Morena son algunas de las zonas declaradas por la UNESCO.

También es líder mundial en el número de playas con bandera azul: 669 en total, 566 de ellas playas, 98 puertos deportivos y 5 embarcaciones turísticas. Un galardón que otorga anualmente desde 1987 la Fundación Europea de Educación Ambiental a las playas y puertos que cumplen una serie de condiciones ambientales e instalaciones como la calidad de las aguas de baño, información y educación ambiental, gestión ambiental y seguridad, y servicios e instalaciones. A España, en primera posición, le siguen Grecia, Turquía, Francia e Italia.

Seguridad y competitividad, claves del éxito

Otra de las instituciones que reconoce el valor turístico de España es el Foro Económico Mundial. En su Travel and Tourism Competitiveness Report del año 2017 concluyó que, de 136 países analizados, España es el que ofrece mayor competitividad turística. Es decir, los factores y políticas que permiten el desarrollo sostenible del sector de los viajes y el turismo, contribuyendo al desarrollo y competitividad del país. El informe destaca especialmente la infraestructura turística y los bienes culturales.

Sin olvidar un elemento clave para millones de personas a la hora de viajar a otro país: la seguridad. España ocupa, según US News en 2018, el primer puesto de un total de 80 países como mejor destino para viajar solo, superando a Italia y Nueva Zelanda.

Una percepción de España como país seguro que también ratifica el Barómetro de la Imagen de España 2018 del Real Instituto Elcano. La seguridad es una de las categorías sobre nuestro país mejor valoradas por los extranjeros, solo por detrás de su carácter como destino turístico, su comida, sus ciudadanos y sus deportistas.

No es de extrañar, pues, que España sea el destino número 1 de estudiantes de las becas Erasmus, según el informe anual Erasmus+ de la Comisión Europea. Según el informe de 2017, el programa acogió a 48.595 estudiantes, muy por delante de Alemania y Reino Unido, lo que suponen casi 3.500 universitarios más que el curso anterior.

Nuestro país es una potencia turística de primer orden. Y lo es por muchas más razones que el sol y la playa. Cultura, gastronomía, gente, calidad de los servicios, seguridad… Todo apunta a la solidez de un sector en constante auge que proyecta como ninguno la imagen de España en el mundo.

 

FUENTES: