El Gobierno ha aprobado una subvención de 15 millones de euros para proyectos de investigación clínica independiente para el año 2019, una partida con la que se busca, entre otros aspectos, mejorar la posición referente de España en I+D de terapias avanzadas

 

El Consejo de Ministros ha autorizado recientemente al Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) la convocatoria de concesión de subvenciones para proyectos de investigación clínica independiente para el año 2019, incluida en la Acción Estratégica en Salud 2017-2020 del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Una alegría para la comunidad científica que trabaja en los 31 Institutos de Investigación Sanitariaacreditados por el ISCIII, localizados en hospitales españoles de 12 comunidades autónomas. La citada convocatoria incluye 15 millones de euros para la investigación clínica con terapias avanzadas (celular, génica e ingeniería tisular), para medicamentos huérfanos, farmacogénetica, reducción de las resistencias a los antibióticos y el estudio de patologías que afectan a poblaciones vulnerables.

Se espera que esta noticia suponga un nuevo empujón a la posición líder que España ostenta desde el punto de vista internacional en cuanto a la realización de ensayos clínicos. Según la memoria publicada en 2017 por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), entre 2013 y 2017 en nuestro país arrancaron 3.142 investigaciones de este tipo, de las que el 77% fue promovido por la industria farmacéutica y el 23% restante por grupos independientes. Una tasa que, muy probablemente, aumentará gracias a las nuevas subvenciones aprobadas por el Gobierno.

 

Entre los cinco primeros de Europa

Estas cifras sitúan a España entre los cinco primeros países de Europa en número de ensayos clínicos. De hecho, es uno de los más valorados por los laboratorios de todo el mundo para los estudios en fases tempranas, con un mayor nivel de complejidad. Según el Proyecto BEST de excelencia en la investigación clínica, en nuestro país este tipo de ensayos han aumentado un 41% desde 2004.

Según la Aemps, de los 20.000 ensayos que, aproximadamente, se iniciaron a nivel internacional en 2018, unos 800 se aprobaron en nuestro país. Por otra parte, la inversión de las compañías farmacéuticas en este ámbito ha pasado de 299 millones en 2005 a 662 millones en 2017, indican los datos del Proyecto BEST. Toda esa confianza se debe a la gran profesionalidad de nuestros investigadores y al gran potencial de los hospitales y centros en los que trabajan, en muchos casos pioneros.

El Libro Blanco de la Terapia Celular en España, publicado por la Red TerCel, también dependiente del ISCIII, asegura que nuestro país ostenta la cuarta posición europea en el desarrollo de terapias celulares. Y también que durante largo tiempo fuimos los primeros hasta que en 2010 la crisis económica mermase los recursos de nuestra I+D.

Nueve años después, sin apenas ayudas de este tipo, España está poniendo medios para recuperar esa primera posición, en la que mucho tiene que ver la Plataforma de Unidades de Investigación Clínica y Ensayos Clínicos (SCReN). De hecho, la participación de esta entidad en los programas de I+D del Horizonte 2020 de la UE durante el periodo 2015-2017 ha dejado en centros españoles cerca de 12,9 millones de euros.

La nueva partida aprobada por el Gobierno busca, en primera instancia, dar con terapias para determinadas enfermedades que sólo pueden ser abordadas desde el ámbito público. De hecho, sus protocolos de concesión se han diseñado para que la prioridad sea la investigación por encima de los intereses económicos. No obstante, se espera que también sirva para mantener un entorno positivo en el entorno de la I+D y que mejore la posición de España como potencia mundial en este ámbito.