El carácter de los españoles es uno de los aspectos más valorados por personas de todo el mundo. Y entre los factores, sin duda, están cualidades como la generosidad, la capacidad de compartir y, en definitiva, la solidaridad que desprende la sociedad española. Hoy, Día Internacional de la Solidaridad, aprovechamos para destacar 5 datos que demuestran por qué España es un país solidario.

1.- Líderes mundiales en la donación y trasplante de órganos

 

España batió en 2018 el récord histórico de donaciones y trasplantes, encadenando 27 años consecutivos de liderazgo. En datos totales, se produjeron 2.243 donaciones de órganos que permitieron realizar 5.314 trasplantes, lo que se traduce en 48 donantes y una tasa de 114 trasplantes por millón de población, la más alta del planeta.

Así lo confirmó la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) en su balance de actividad de 2018, que subrayó que, incluso partiendo de la excelencia, el liderazgo español en este ámbito sigue creciendo. Solo en los últimos 5 años, la ONT ha aumentado en un 37% la tasa de donación, el mayor incremento de su historia que ha supuesto 6 nuevos donantes y 14,6 trasplantes cada día.

Por ahora, no hay ningún otro país que haga sombra a los datos de España. Estados Unidos, el más cercano, tiene una tasa de 31,7 donantes por millón de población; Francia de 29,7; Irlanda de 20,8; Reino Unido de 22,5; Italia de 28,9; y Alemania de 9,7. España dobla, de hecho, la media europea, de 22,3 donantes por millón de habitantes.

 

2.- La sociedad más favorable a acoger refugiados

 

España también lidera un ranking muy significativo: es, de entre 18 países analizados por Pew Research (en 2018), la sociedad más receptiva a acoger refugiados. A la pregunta “¿apoyaría usted la acogida de refugiados que huyen de la violencia y la guerra en sus países?”, el 86% de los encuestados españoles respondió favorablemente (y solo un 13% en contra). Un porcentaje positivo superior a países europeos como Países Bajos (83%), Alemania (82%), Suecia (81%) o Francia (79%).

Asimismo, en tolerancia y compromiso con el problema migratorio, los españoles estamos por delante de nuestros socios de la UE, como refleja el Eurobarómetro Otoño 2018, en el que el 86% de los españoles están a favor de una política europea común sobre migración. La percepción del fenómeno migratorio en España es también más positiva en comparación con el resto de socios de la UE: el 58% de los españoles creen que su impacto es positivo, frente a un 50% de europeos.

 

Trabajadores de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) descargan los elementos de ayuda humanitaria para luchar contra el brote de cólera de 2010, en el aeropuerto de Puerto Príncipe (Haití). EFE/Andrés Martínez Casares

 

3.- Concienciados en la lucha contra la pobreza en el mundo

 

Incluso en los años más duros de la crisis, la cooperación internacional ha contado con el pleno apoyo de la ciudadanía española. Para el 89% de los españoles, la ayuda al desarrollo ocupa el tercer lugar entre las prioridades de la política exterior, tras el cambio climático y el terrorismo. Así se extrae de la encuesta a escala nacional sobre las principales preocupaciones internacionales que realizó el Real Instituto Elcano en otoño de 2018 con motivo del 40º aniversario de la Constitución.

Más de 2.600 personas se dedican en España profesionalmente a la cooperación internacional para el desarrollo y a la acción humanitaria. Se trata de profesionales que trabajan en sectores de cooperación que abarcan desde el desarrollo económico inclusivo y la gobernabilidad democrática hasta la ayuda humanitaria, pasando por el trabajo en servicios básicos como salud, educación y acceso al agua y el saneamiento, o la labor en sectores fundamentales como el desarrollo rural y la seguridad alimentaria, la igualdad de género, el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático o el apoyo al sector cultural desde un enfoque de desarrollo.

Estos datos se confirman en los sucesivos estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) y de Eurobarómetro. Según la encuesta Ciudadanos de la Unión Europea y la Cooperación al Desarrollo de Eurobarómetro, los españoles (81%), junto con los chipriotas (93%) y los malteses (82%), son los europeos que de forma más clara sostienen que la lucha contra la pobreza en los países en desarrollo debe ser una prioridad para la UE. En este estudio, un 66% de los españoles encuestados afirma que luchar contra la pobreza debería ser también una de las prioridades del gobierno, el porcentaje más elevado entre los países consultados.

 

4.- El 86% ha participado con alguna ONG

 

Además del compromiso ciudadano con la cooperación y el desarrollo, los españoles también demuestran una convencida participación en ONG. Según los datos extraídos del estudio La colaboración de los españoles con las entidades no lucrativas realizado por Kantar Millward Brown para la Asociación Española de Fundraising en 2018, el 86% de los adultos españoles ha colaborado alguna vez con una ONG (alimentos, ropa, firma de causas, etc.) y el 55% lo ha hecho de forma económica. Es más, 8 de cada 10 cree que la labor de las ONG es muy importante.

Tanto es así que el informe Realidad del socio y donante en España 2017 de esta misma asociación calcula en unos 3.980.000 el número de socios de alguna ONG, lo que supone una recaudación de más de 456 millones de euros a través de cuotas.

Según el Estudio de la Colaboración de los españoles con las ONGs y del Perfil del Donante de 2016, la lucha contra el hambre y el desarrollo de los países pobres y la ayuda a la infancia son las situaciones que causan una mayor sensibilización (ambas con un 35%), seguidas del apoyo a situaciones de emergencia (18%) y la defensa de los derechos humanos (12%).

 

5.- Una media de 106 euros al año destinados a causas solidarias

 

Según la Radiografía de la Solidaridad en España, elaborada por la app financiera Fintonic con los datos de 450.000 usuarios, en 2018 uno de cada cuatro españoles colaboró económicamente con alguna iniciativa solidaria, y el donativo medio ascendió a 106 euros, un 6% más que en 2017. Los que realizan mayores aportaciones con las personas con más de 55 años, cuyo donativo medio ascendió a 177 euros anuales; la población entre 35 y 54 años colaboró con unos 133 euros; y los jóvenes entre 18 y 34 años lo hicieron con unos 60 euros. Cruz Roja, Acnur, Unicef, Médicos sin Fronteras y Aldeas Infantiles son los principales destingos de estas aportaciones, entre las que están también las españolas Cáritas y la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).