Recibirán más de 2,4 millones de euros de la convocatoria de urgencia de la Comisión Europea para investigar y avanzar en el diagnóstico del Covid-19 a través de seis proyectos

 

La ciencia española ya tiene a máxima potencia sus motores para avanzar en los conocimientos sobre el coronavirus de Wuhan o SARS-CoV-2. Ocho centros de investigación nacionales han sido seleccionados por la Comisión Europea para participar en seis proyectos diferentes sobre este virus y su impacto en las personas infectadas, del total de 17 proyectos escogidos por la Comisión en la convocatoria urgente anunciada el pasado 30 de enero.

 

Virus de la familia Coronaviridae. Foto: LUIS ENJUANES/ CNB-CSIC

 

Detección del coronavirus en 30 minutos

 

Entre los equipos seleccionados por la Comisión Europea figuran dos liderados por investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Uno de ellos es el proyecto CONVAT, liderado y coordinado en el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología por la profesora de Investigación del CSIC Laura Lechuga.

El proyecto CONVAT busca desarrollar un nuevo dispositivo basado en la nanotecnología biosensora óptica que permita la detección del coronavirus en unos 30 minutos, directamente a partir de una muestra de saliva (u otro flujo) del paciente y sin necesidad de realizar los análisis en laboratorios clínicos centralizados. El coste sería de menos de diez euros y se podría llevar a cabo en cualquier parte del mundo sin necesidad de técnicos expertos.

Se trata de una tecnología que, como subraya Laura Lechuga, su equipo ya tenía desarrollada para la detección precoz del cáncer de vejiga y del colorrectal, y para la detección de contaminantes ambientales en agua de mar, y que puede utilizarse para la detección del coronavirus. El proyecto tiene una duración prevista de dos años, por lo que el kit de diagnóstico rápido no estará a punto para la primera oleada del coronavirus, pero puede ser útil para detectarlo más adelante si el virus permanece.

Esta tecnología también servirá para monitorizar y vigilar una posible evolución del virus en animales y evitar así sus brotes infecciosos en seres humanos.

 

Fachada principal de la sede del CSIC. Foto: CSIC

 

En el proyecto también participa un equipo de la Universitat de Barcelona liderado por Jordi Serra, que tiene una larga experiencia en el estudio de coronavirus; un equipo de la Universidad de Marsella (Francia) y otro del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Italia. Para su puesta en marcha, el equipo del ICN2 recibirá 840.843 euros y la UB, 400.152.

Por su parte, Luis Enjuanes e Isabel Sola, del Centro Nacional de Biotecnología-CSIC, lideran el proyecto MANCO (Monoclonal Antibodies for Novel Coronavirus), que busca desarrollar anticuerpos monoclonales protectores frente al Covid-19. Este nuevo proyecto, para el que el centro del CSIC recibirá 125.000 euros, aprovecha la experiencia de la investigación lograda en otro anterior (IMI-ZAPI), que desarrollaba anticuerpos protectores frente a otro de los coronavirus (MERS-CoV).

 

Red europea sobre el coronavirus y el diseño avanzado de medicamentos

 

El Instituto de Salud Carlos III, junto al Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, participa en otro de los proyectos seleccionados a través de los centros nacionales de Microbiología (CNM), con los investigadores Inmaculada Casas y Francisco Pozo, y de Epidemiología (CNE) con la investigadora Amparo Larrauri. Denominado I-MOVE-COVID-19, busca crear una red europea multidisciplinar para la investigación, prevención y control del coronavirus de Wuhan, coordinado desde Francia.

El ISCIII contará con 210.000 euros y participará en la red de Atención Primaria, en la red de hospitales y en los estudios clínicos, virológicos y epidemiológicos combinados.

 

El MareNostrum, el super ordenador más potente de España. Foto: BSC

 

El Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación recibirá 232.375 euros para su participación en el proyecto EXSCALATE4CoV (E4C), cuyo objetivo es utilizar la computación de altas prestaciones para potenciar el diseño inteligente de fármacos ‘in silico’. Es decir, el diseño avanzado de medicamentos asistido por computadora, combinado con exámenes bioquímicos y fenotípicos, para reducir los tiempos de creación de fármacos. En el proyecto participan también centros informáticos internacionales y centros especializados de Italia, Bélgica, Portugal, Alemania, República Checa, Eslovaquia y Suecia.

También han sido seleccionados en esta convocatoria el Instituto de Recerca Biomédica de Barcelona (que recibirá 197.500 euros para el proyecto RiPCoN) y el BCN Peptides (para el proyecto Solnatide, con 318.750 euros).