El rey Alfonso XIII inauguró el 17 de octubre de 1919 la primera línea del transporte subterráneo de la capital, que entró en funcionamiento el 31 del mismo mes. Un siglo después, 12 líneas, 294 kilómetros y 302 estaciones componen uno de los metros más potentes del mundo

 

 

Madrid se puso al nivel de las grandes capitales europeas el 17 de octubre de 1919 con la inauguración del metro, que no solo revolucionó la forma de desplazarse de la capital, sino que, además permitió cohesionar los barrios de la ciudad. El primer usuario del metro de Madrid fue el rey Alfonso XIII que, hace hoy cien años, recorrió los 3,54 kilómetros que separaban subterráneamente la Puerta del Sol y Cuatro Caminos.

La primera línea en funcionamiento, la línea 1, que entonces se llamó la línea norte-sur, no empezó a funcionar oficialmente hasta el 31 de octubre, cuando los madrileños que hasta entonces iban de Sol a Cuatro Caminos en tranvía, invirtiendo más de media hora, comprobaron cómo ese mismo trayecto se podía realizar en diez minutos. Aquel primer año lo utilizaron 14 millones de usuarios, según datos de la empresa pública. Un siglo después, es el medio de transporte de más de 600 millones de personas anualmente y cuyos trenes recorren al día la friolera de 550.000 kilómetros para acercar a sus respectivos destinos a más 2,3 millones de personas, diariamente.

 

Alfonso XIII durante la inauguración del Metro de Madrid

Alfonso XIII durante la inauguración del Metro de Madrid

 

Parte de la historia de millones de personas

 

Cinco años antes de las primeras circulaciones, el metro de Madrid ya había comenzado su andadura como proyecto. En 1914 los ingenieros Miguel Otamendi, Carlos Mendoza y Antonio González Echarte convencieron al Rey de la viabilidad de su idea: unir la ciudad con cuatro líneas que cubrían un total de 154 kilómetros bajo Madrid. El apadrinamiento del rey era imprescindible para que, con su apoyo económico de un millón de pesetas, otros inversores se interesaran también con el proyecto.

Las estaciones de la primera línea 1 se llamaban: Sol, Red de San Luis (hoy Gran Vía), Hospicio (hoy Tribunal), Bilbao, Chamberí (clausurada), Martínez Campos (hoy Iglesia), Ríos Rosas y Cuatro Caminos. A la línea 1 le seguirían las líneas 2, 3 y 4, que se fueron desarrollando completamente durante las dos décadas siguientes.

Una de las principales particularidades del suburbano madrileño es el sentido de su marcha: circula por la izquierda. Esto se debe a que en el año que se inauguró la primera línea de metro todos los vehículos circulaban por ese sentido en Madrid. El sentido actual de circulación de los automóviles se activó en 1924, pero como el metro de Madrid ya estaba construido y suponía un gasto excesivo modificar la marcha de los trenes, este aspecto no se alteró.

 

El Metro de Madrid sirvió de refugio durante la Guerra Civil

El Metro de Madrid sirvió de refugio durante la Guerra Civil

 

Entre 1920 y 1926, su longitud se multiplicó por cuatro. Su red no ha dejado de crecer desde los años sesenta, especialmente desde el inicio del siglo XIX. Durante la Guerra Civil, el metro fue empleado para otros usos diferentes a sus servicios habituales: el de refugio durante los bombardeos y el de creación de munición. Los trenes también se emplearon para transportar ataúdes y cadáveres hacia los cementerios situados al este de Madrid. Además, bajo el régimen franquista variaron algunos nombres de las estaciones: Gran Vía pasó a denominarse José Antonio y Príncipe de Vergara, General Mola. Fue en 1983 cuando retomaron sus nombres originales.

Desde sus inicios, Metro Madrid ha permanecido en constante cambio con el objetivo de facilitar la vida de los viajeros. También fomentó la incorporación de la mujer en el mercado laboral con la creación de los puestos de taquilleras, aunque también hubo mujeres pioneras como maquinistas: sin contar con el periodo de la Guerra Civil, la primera conducción dirigida por una mujer tuvo lugar en 1984.

 

Referente internacional

 

En la actualidad, la red cubre 12 líneas, 294 kilómetros y 302 estaciones que no solo dan servicio a la capital, sino también al área metropolitana de Madrid, convirtiéndolo en el más densamente poblado del mundo, en el tercer suburbano más largo de Europa, después de Londres y Moscú, y el noveno del mundo. Además, es la séptima red más larga del mundo en número de kilómetros, por detrás de Shanghái, Pekín, Londres, Nueva York, Cantón, Seúl y Moscú. En número de estaciones, con 302, Madrid es la quinta del mundo, solo superada por Nueva York (472), Shanghái (329), Seúl (308) y París (303), aunque con la prevista inauguración de la estación de Arroyo del Fresno en la primavera de 2020, el metro de Madrid se igualará al parisino.

Antes que en Madrid solo había metro en doce ciudades en todo el mundo: Londres (1863), Nueva York (1868), Chicago (1892), Budapest (1896), Glasgow (1896), Boston (1897), París (1900), Berlín (1902), Atenas (1904), Filadelfia (1907), Hamburgo (1912) y Buenos Aires (1913), pero sí fue el primero en ser 100% eléctrico, a diferencia de los que ya estaban desplegados en esa época.

 

Metro Madrid conecta el aeropuerto con la ciudad de forma fácil, rápida y barata

Metro Madrid conecta el aeropuerto con la ciudad de forma fácil, rápida y barata

 

Además, es un ejemplo a seguir en materia de accesibilidad, ya que es el segundo metro del mundo con más escaleras mecánicas (tiene 1705), solo por detrás de Shangái y del que más ascensores dispone: 530, más que la suma de los que disponen las de Londres, París y Nueva York. De hecho, está previsto que para 2020 el 73 % de las estaciones tendrá elevadores gracias al plan Plan de Accesibilidad e Inclusión 2016-2020.

El Metro de Madrid ha sido un referente en las políticas de transporte público de otras ciudades, como en Buenos Aires en cuanto a medidas medioambientales o en Londres para la instalación el sistema de señalización de control de trenes (CBTC). La sofisticación de su Puesto de Mando –inaugurado en 1983-, el sistema de circulación de trenes y su completa red de infraestructuras en materia de energía, instalaciones y seguridad, han atraído a delegaciones de todo el mundo, tanto de países asiáticos como, Japón, Corea del Sur, India, China, Vietnam o Singapur; árabes como Abu Dhabi, Kuwait o Argelia; latinoamericanos, como Colombia, Brasil, Panamá o Ecuador; así como europeos, por ejemplo, de ciudades francesas y noruegas.

La buena estima que se tiene del metro madrileño a nivel internacional ha sido recogida por El País, donde diversos dirigentes de transporte público de diferentes partes del mundo han resaltado las virtudes del suburbano: “El Metro de Madrid es una referencia en América Latina. Es bonito, limpio, ordenado y con buena movilidad, con estaciones y coches cómodos”, explicaba al periódico José Arturo Blanco, de Ciudad de México. David Hughes, del metro londinense opinaba que “es un metro muy sencillo de usar para quien viene por primera vez a Madrid, incluso sin hablar español”. Además, Pierrix Lamazou, del suburbano parisino, señalaba: “Me ha impresionado ver la cantidad de ascensores que tienen en sus instalaciones” y Roland Zamora, del metro de Santiago de Chile, resalta el valor del centro de control, al que define como “un tremendo avance a nivel mundial, que es capaz de monitorear toda la red permanentemente”.

 

Uno de los regalos de Metro Madrid en la celebración de su centenario

Uno de los regalos de Metro Madrid en la celebración de su centenario

Un centenario por todo lo alto

 

Un siglo después, Metro de Madrid sigue acercando a millones de pasajeros hasta sus destinos, de los cuales los más frecuentes son Sol, Avenida de América, Nuevos Ministerios, Moncloa y Plaza de Castilla. Además, los meses en los que más se emplea el suburbano son octubre y noviembre y la fecha con más afluencia de pasajeros es, desde 2015, el día en que se celebra el “Black Friday”.

Hoy Metro Madrid celebra su cumpleaños por todo lo alto con magdalenas, regalos sorpresa y música en directo interpretada por la Orquesta y el Coro de la Comunidad de Madrid. También se ha contado con la presencia de un anciano que nació el mismo día de la inauguración del suburbano y el primer tren que ha circulado por las vías ha sido el de la línea 1, a las 6 de la mañana, se ha decorado con vinilos que evocaban al pionero en el que viajó el rey Alfonso XIII el día de su inauguración. Por su parte, Google ha felicitado al metropolitano con un doodle: se trata de la ilustración de un tren animado, que recrea el modelo que por primera vez circuló por Madrid tal día como hoy, hace 100 años.