Facturó 813 millones de euros en 2018, un 14% más que el año anterior, y censa un total de 520 empresas. Casi dos tercios de sus ingresos proceden de mercados internacionales

 

La industria del videojuego español sigue en alza: en 2018 creció un 14% con respecto al año anterior y alcanzó los 813 millones de euros de facturación. Así lo revela el Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos en su edición de 2019, presentado esta semana en Madrid por la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV), con el apoyo de ICEX España Exportación e Inversiones, la colaboración de Acción Cultural Española y el patrocinio de varios estudios.

El empuje lo han producido, sobre todo, las empresas de mayor tamaño de este sector: el 44% de la facturación corresponde a las compañías que ingresan más de 50 millones de euros, y el 46% del empleo se genera en empresas con más de 50 trabajadores. Por el contrario, las empresas con menos de 10 empleados y una facturación inferior a los dos millones, suponen solo el 8% de los ingresos totales.

 

Fuerte orientación internacional

 

La exportación tiene un peso clave en la facturación de la industria del videojuego español: el 65% de los ingresos provienen de mercados internacionales. Despunta especialmente el liderazgo de Cataluña, que aporta un 53% de la facturación; seguida de la Comunidad de Madrid (33%), Andalucía (8%) y la Comunidad Valenciana (4%). La región Asia-Pacífico, con un elevado consumo de videojuegos, es uno de los mercados más potentes para las empresas españolas.

 

Presentación del Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos 2019, el 2 de marzo en Madrid

Empleo joven, cualificado y de calidad

 

Además de un aumento en la facturación, también se ha producido un aumento en el número de empresas españolas productoras de videojuegos censadas. Tras haberse estancado e incluso reducido en los tres años anteriores, de las 455 empresas de 2018, se ha pasado a 520 en el año 2019. A ellas se prevé que se sumen más en los próximos meses, ya que hay alrededor de 250 proyectos en espera de constituirse como entidad legal.

El tejido empresarial sigue siendo muy atomizado: el 61% son microempresas que facturan menos de 200.000 euros al año y el 75% emplea a menos de 10 profesionales.

El sector del videojuego genera un empleo joven, cualificado y de calidad. En 2018 ha aumentado un 8,9%, alcanzando las 6.900 personas. Casi la mitad de los y las profesionales tiene menos de 30 años –solo el 3% supera los 45 años- y 7 de cada 10 han cursado estudios superiores. Además, el 65% corresponde a contratos de carácter indefinido.

El DEV elabora desde 2014 el Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos con el objetivo de ofrecer un panorama completo anual del sector productivo de los videojuegos en nuestro país. Como en anteriores ocasiones, el Libro Blanco 2019 se ha elaborado con información aportada por los estudios españoles de desarrollo de videojuegos.