• A ello se suma su posición entre los tres países del mundo con más Patrimonio material de la Humanidad, con 48 sitios, entre los que se encuentran la Alhambra, la catedral de Burgos o las obras modernistas de Gaudí

• “Nuestro país es, internacionalmente, sinónimo de patrimonio, cultura e historia, una de nuestras mejores cartas de presentación”, subraya la secretaria de Estado de la España Global, Irene Lozano

 

Con la inclusión en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO de la cerámica de Talavera de la Reina y El Puente del Arzobispo, el pasado miércoles, España suma un total de 19 designaciones de este tipo, lo que le mantiene como primer país europeo en esta clasificación y cuarto del mundo, solo por detrás de China (40), Japón (21) y Corea del Sur (20).

La cerámica talaverana ha sido la última en sumarse a una lista en la que ya figuran tradiciones y expresiones artísticas y sociales como el Misterio de Elche y la Patum de Berga (las primeras en lograr esta distinción, en 2008, cinco años después de la Convención de la UNESCO por la que se creó esta clasificación), el flamenco, el silbo gomero, las Fallas de Valencia, el concurso de Los Patios de Córdoba o la dieta mediterránea –compartida con otros países.

 

Tercer país con más sitios Patrimonio de la Humanidad

 

Además de la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial, más reciente, España despunta en la lista de Patrimonio Mundial (o de la Humanidad), primera categoría establecida por la UNESCO –tras la Convención de 1972 para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural- que destaca bienes y lugares que, por su valor universal excepcional, pertenecen no solo a su país sino al legado común de la Humanidad.
España, con 48 bienes y sitios catalogados, está entre los 3 países del mundo con más designaciones de este tipo UNESCO. Solo le superan China e Italia, ambas con 55.

Entre ellos, joyas como Atapuerca, la Alhambra, las catedrales de Burgos, León y Sevilla, y las obras modernistas de Gaudí; ciudades históricas como Córdoba, Cáceres, Salamanca o Alcalá de Henares; espacios naturales como al Parque Nacional del Teide; y sitios mixtos (cultural y natural) como Ibiza y Pirineos-Monte Perdido. La última en sumarse a la lista, en 2018, fue la antigua ciudad califal de Medina Azahara, en Córdoba, mientras el eje Prado-Retiro, en Madrid, mantiene su candidatura a la espera de una decisión final de la UNESCO.

Para Irene Lozano, secretaria de Estado de la España Global, “nuestro país es, internacionalmente, sinónimo de patrimonio, cultura e historia, una de nuestras mejores cartas de presentación”, y el liderazgo en las listas de la UNESCO es “a la vez reconocimiento y una prueba irrefutable de lo mucho que hemos aportado y podemos seguir aportando al mundo”.

Para Lozano, además, la fortaleza cultural de España es “una de las principales razones por la que nuestro país se ha consolidado como la segunda potencia turística mundial, tanto en número de visitantes extranjeros como por ingresos”. En 2018, España registró de nuevo el récord de visitantes, con 82,6 millones, con un incremento del gasto del 3,1% hasta llegar casi a los 90.000 millones de euros, según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Más información en:

• Lista Patrimonio Mundial de la UNESCO
• Lista Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO