La reciente preselección de la cinta animada ‘Buñuel en el laberinto de las tortugas’ para la candidatura a los Oscar refleja el cada vez mayor peso del sector en la industria del cine, que prevé superar los 1.000 millones de euros de facturación en 2020

‘Buñuel y el laberinto de las tortugas’, de Salvador Simó, es una de las tres candidatas a representar a España como mejor película extranjera en la próxima entrega de los Oscar, los premios de la Academia de cine estadounidense. Se trata del primer largometraje de animación español preseleccionado para estos premios, y lo hace además junto a las producciones de dos de los directores de cine españoles con más peso mundial: Alejandro Amenábar y Pedro Almodóvar.

La película, basada en la novela gráfica homónima de Fermín Solís, cuenta la historia del joven Buñuel durante la grabación de su documental sobre Las Hurdes, en 1933. Ya se ha estrenado en Los Ángeles y Nueva York y ha recibido varios premios en festivales especializados.

La preselección de este film es toda una muestra de respeto y un reflejo del cada vez mayor peso de la animación española, un sector que, según el último Libro Blanco de la Industria española de la animación y de los efectos visuales (2018), facturó 654 millones de euros en 2017 y empleó de forma directa a 7.450 profesionales (unos 26.000 si contamos los empleos indirectos vinculados).

 

Las cifras de la animación en España

Más de 250 empresas componen el sector de la animación, con la Comunidad de Madrid y Cataluña como principales polos. Aun representando solo el 4% de las empresas del sector audiovisual, generan el 20% de empleo y el 9% de facturación total de todo ese sector.

Se trata de un sector muy atomizado, compuesto principalmente por pymes y con capital mayoritariamente español. Casi la mitad de ellas, además, han sido creadas en los últimos 10 años.

Las previsiones de crecimiento siguen en ascenso. Se calcula que, para 2020, la industria llegue a los 1.000 millones de facturación, si se mantiene el crecimiento medio anual del 24%; y que los empleos alcancen para ese año los 10.000 puestos de trabajo directos y los 40.000 en total vinculados a la animación.

Vista previa (abre en una nueva pestaña)

Largometrajes de animación españoles más taquilleros

 

Una producción globalizada

España es el 5º productor mundial y el 2º europeo de largometrajes de animación. En los próximos 4 años, prevé poner en marcha más de 90 largometrajes, más de 140 series y alrededor de 400 cortometrajes.

Contenidos que, en su mayoría, aspiran a ser internacionalizados. El 60% de las empresas españolas de animación exporta sus contenidos a otros mercadosEuropa es, con un 45%, el destino principal. Le sigue Norteamérica, con un 23%; y solo un 10% se dirige a los mercados de Oriente Medio y África. Norteamérica es el mercado que más aporta a la facturación de esta industria: concretamente, un 52% de los ingresos totales.

La versatilidad y transversalidad son otras de las características del sector de la animación español: además de los contenidos para cine y televisión, esta industria también trabaja para la publicidad, videojuegos, educación, libros, apps, juguetes, textiles, etc.

En definitiva, el auge de la animación española, y su internacionalización, es, además de una fortaleza económica y cultural, un magnífico vehículo de la imagen y el talento de España en el mundo. La animación, como toda expresión cultural, transmite parte de la identidad de su país de origen.