«Don Quijote en la playa de Barcelona», cuadro de Augusto Ferrer Dalmau

Hoy, 23 de abril, el mundo celebra el Día del Libro y el Día del Idioma Español. Conmemoraciones en las que tiene mucho que ver la obra de Miguel de Cervantes. Repasamos 5 aspectos sobre la enorme influencia cultural y universal del Quijote y su autor.

 

«Don Quijote soy, y mi profesión la de andante de caballería. Son mis leyes, el deshacer entuertos, prodigar el bien y evitar el mal». Quién le iba a decir a don Alonso Quijano que, quinientos años más tarde, su triste figura seguiría destacando indiscutiblemente entre los grandes personajes de la literatura universal, inspirando a muchos de ellos. Ni a su creador, Miguel de Cervantes, que sería considerado el mayor de los escritores del mundo, junto a su coetáneo, el inglés William Shakespeare.

Como cada año, el mundo celebra el 23 de abril el Día del Libro. También el Día del Idioma Español. ¿Qué tienen que ver Cervantes en estas conmemoraciones planetarias? ¿Cómo ha influido el Quijote en la cultura universal?

 

La novela más vendida de todos los tiempos

 

Portadas de algunas de las primeras ediciones traducidas del Quijote. Foto: BNE

 

Traducido a más de 140 idiomas, los expertos parecen estar de acuerdo en que El Ingenioso Hidalgo Don Quijote habría vendido más de 500 millones de ejemplares desde su publicación en 1605. Unos datos que lo convierten en la novela más vendida de la historia de la literatura –y, como libro, solo superado por el Corán, la Biblia y el Libro Rojo de Mao. El Quijote supera así los impresionantes números del fenómeno Harry Potter de J.K. Rowling; la Historia de dos Ciudades de Dickens; El Señor de los Anillos de Tolkien o El Principito, de Saint-Exupéry.

El éxito, además, le vino prácticamente al momento de ser publicado y, especialmente, después de ser traducido al inglés (1612), francés (1616) e italiano (1622), convirtiéndose en el primer best seller moderno y obligando a Cervantes a escribir una segunda parte.

 

Presente en el arte, el cine y la música

 

El musical ‘The man of La Mancha’ en Londres. Foto: londontheatre.co.uk

 

Es difícil sintetizar la presencia del Quijote en la cultura universal en unas pocas líneas. Ya 1614 cuando, antes incluso de que se estrenara la segunda parte, ya se representaba en París un ballet inspirado en la obra de Cervantes. Desde entonces, compositores como Purcell, Salieri, Strauss, Piccinni, Mendelssohn, Ravel o Falla han inspirado sus creaciones para óperas, conciertos, ballets y música de cámara en el Quijote. Incluido el exitoso musical de Broadway Man of la Mancha, estrenado en 1964 y galardonado con 5 premios Tony.

Tampoco Picasso escapó a la influencia quijotesca. Ni el cineasta Orson Welles, que en 1955 comenzó a trabajar en una adaptación del Quijote, si bien abandonó el proyecto por falta de presupuesto. Más recientemente, la obra de Cervantes también tiene un lugar simbólico en la serie ‘Maniac’, de Netflix.

 

La primera novela moderna

 

Monumento a Cervantes, al Quijote y a Sancho Panza en la Plaza de España de Madrid

 

La obra cumbre de Cervantes sentó en 1605 las bases de lo que se consideraría más tarde la novela moderna. Desde su publicación, autores de la talla de Goethe, Thomas Mann, Stendhal, Flaubert, Melville, Twain y la mayoría de escritores modernos hispanoamericanos se sirvieron del Quijote como modelo tanto de estructura como de forma de narración.

Además de contar una historia desde el sentido del humor, la principal novedad que introduce Cervantes es que los personajes del Quijote evolucionan: no son estereotipos iguales desde el principio y al final, sino que la transformación está presente y condiciona la novela, creando expectativas e incertidumbre sobre la forma en que el héroe resolverá sus aventuras. Incluso el género cinematográfico conocido como road movie –con un viaje como estructura- bebe directamente del Quijote.

 

Origen del Día del Libro y del Día del Idioma Español

 

Sant Jordi y el Día del Libro en Barcelona, en 2019. Foto: EFE/Enric Fontcuberta

 

El 23 de abril de 1616 fallecían –aunque más tarde se ha demostrado que no fue exactamente en esa fecha- los dos grandes nombres de la literatura universal: Miguel de Cervantes y William Shakespeare. Una fecha simbólica declarada por la UNESCO fiesta mundial en 1995 a petición del gobierno español, donde ya se celebraba previamente. Más concretamente, la idea de esta celebración partió de Cataluña hace casi un siglo, cuando el escritor valenciano Vicente Clavel Andrés la propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923. El primer Día del Libro se celebró en Barcelona en 1926 y se fijó el 23 de abril –coincidiendo con Sant Jordi- desde 1930.

Además del Día del Libro, el 23 de abril también se celebra el Día del Idioma Español. Una conmemoración aprobada por el Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas en 2010, con el fin de apoyar los programas y el desarrollo del multilingüismo y el multiculturalismo, además de crear conciencia desde la ONU sobre la historia, cultura, desarrollo y uso de la lengua española, la segunda con más hablantes nativos del mundo (unos 483 millones de personas).

 

Sentó las bases de la lengua española moderna

 

Primera edición del Quijote. Foto: BNE

 

Del medievo a la modernidad; de la oralidad al papel. Para los expertos, la obra de Cervantes sirvió como catalizador del nacimiento del español moderno, más tarde regulado con la primera gramática de Antonio de Nebrija. La aportación del Quijote, más que cambiar el lenguaje, es la de reflexionar sobre él, sobre la lengua: confrontando el español medieval con el moderno, o el habla vulgar de Sancho Panza con el lenguaje culto del Quijote. Todo ello con un estilo claro y llano, no muy habitual en la época.

No es casual, pues, que la institución pública creada por España en 1991 para promover universalmente la enseñanza, estudio y uso del español lleve el nombre del autor del Quijote. El Instituto Cervantes está hoy presente en 86 centros distribuidos en 45 países por los cinco continentes.

 

Más información: