Imagen promocional de ‘Valeria’, en Netflix

 

‘Valeria’ y ‘White Lines’, estrenadas recientemente en Netflix, se suman a los fenómenos de ‘Elite’, ‘La Casa de Papel’ y ‘Toy Boy’, entre las series más vistas a nivel mundial durante la cuarentena

 

Gracias a la expansión mundial de las plataformas de contenidos audiovisuales en ‘streaming’, resulta cada vez menos sorprendente que, en cualquier rincón del mundo, conozcan historias como la del minucioso atraco a la Casa de la Moneda y Timbre, los misterios que se esconden tras la noche malagueña e ibicenca, o las confidencias de un grupo de amigas a la luz de la Gran Vía madrileña.

Las series españolas siguen triunfando en todo el mundo. Valeria y White Lines han sido las últimas producciones nacionales que han conseguido colocarse entre las más vistas a nivel global de Netflix, consolidando el éxito de la ficción española en esta plataforma, especialmente visible durante la cuarentena.

Valeria, basada en las novelas de Elísabet Benavent -con más de un millón de ejemplares vendidos-, fue directa al primer puesto de la lista de producciones más vistas del catálogo de Netflix nada más estrenarse (el pasado 8 de junio), y sigue entre las más reproducidas del planeta. La serie, creada por María López Castaño y protagonizada por Diana Gómez, ha conseguido en su estreno mejores datos que otras apuestas fuertes de la plataforma, como The Eddy -del director de La La Land- o Hollywood, de Ryan Murphy, creador de éxitos como Glee, American Horror Story o American Crime Story. Un éxito especialmente destacable en Argentina, Uruguay, México, Suiza, Venezuela, Grecia o Francia, donde fue número uno.

Más reciente aún es White Lines, escrita y dirigida por Álex Pina -creador de La Casa de Papel– y producida por su empresa junto a la productora de The Crown. Con una trama centrada en la investigación de un asesinato tras la aparición de un cadáver en Ibiza, también ha conseguido colocarse entre las más vistas de Netflix, consagrando a Pina como uno de los directores que más expectación generan entre los espectadores de todo el mundo.

 

 

Un 2020 de éxito

 

SERIES | La Casa de Papel | Web oficial de la serie española 'La ...

Fotograma de La Casa de Papel. Foto: Antena 3

 

Valeria y White Lines se suman así a la cada vez mayor lista de éxitos audiovisuales españoles de este convulso 2020. La tercera temporada de Élite, estrenada a principios de marzo, volvió a demostrar el potencial del thriller adolescente creado por Carlos Montero y Darío Madrona, situándose como la serie de Netflix más vista en todo el mundo durante tres semanas, según TV Time Binge Report (herramienta de análisis y seguimiento audiovisual). Las dos temporadas previas también se mantuvieron tres semanas en el número 1, y consiguieron mantenerse en el top 10 de series más vistas de todo el año en Netflix.

Otra de las series españolas más exitosas de esta plataforma online ha sido Toy Boy que, tras su discreto paso por la televisión en abierto (en Antena 3), durante sus primeras semanas en el catálogo de Netflix ha estado entre las diez ficciones más vistas en una quincena de países, según los datos de la consultora Ampere Analytics.

Pero si se trata de fenómenos, la protagonista indiscutible es La Casa de Papel, cuya cuarta temporada se estrenó a principios de abril y se convirtió en la serie más ‘maratoneada’ durante ese mes. Según los datos proporcionados por Netflix a sus accionistas durante el mes de abril, la plataforma calcula que, a lo largo del primer cuatrimestre de 2020, unos 65 millones de cuentas habrán conectado en algún momento con la última temporada de la serie de Álex Pina.

 

El valor de la ficción española

 

El idioma es uno de los ingredientes clave en el imparable éxito de estas series españolas -a las que previamente precedieron producciones como El tiempo entre costuras, Gran Hotel y, más atrás, Un paso adelante o Aquí no hay quien viva. La enorme expansión de la lengua española -la segunda con más hablantes nativos del mundo-, permite tener una enorme recepción en América Latina, Estados Unidos y en países vecinos como Francia.

Las producciones españolas se han ido abriendo hueco entre los productos anglosajones (EEUU y Reino Unido copan casi el 70% de las plataformas) durante el confinamiento. El porcentaje de series y películas originales de Netflix o con licencia exclusiva a nivel mundial de origen español pasó del 2,8% al 3,6% en 2019. En el último cuatrimestre de 2019, el contenido español copaba un 1,5% de los catálogos mundiales de todas las plataformas, según datos de Parrot Analytics basados en el análisis de 100.000 series disponibles en plataformas de 35 países. Un porcentaje que, pese a tener todavía un amplio margen de mejora, supuso un 117% de aumento con respecto al mismo periodo del año anterior.

Y es que el número de series producidas en España ha crecido exponencialmente en los últimos cuatro años. Si en 2015 se produjeron 38 series -con una contribución estimada al Producto Interior Bruto de 429 millones de euros- a finales de 2019 la cifra superaba las 72 series, con una contribución al PIB de 812 millones de euros.