Más de un tercio prevé crecer entre un 6% y un 14% el próximo año, aprovechando sobre todo la expansión internacional, según el estudio HSBC Navigator

 

La gran mayoría de los empresarios y empresarias de España confían en que el próximo año sus negocios sigan creciendo. Así lo refleja el estudio HSBC Navigator, la mayor encuesta a directivos de empresas a nivel mundial (concretamente, 9.000 encuestados sobre las expectativas empresariales y la confianza en la economía de cara a 2020). Un 85% de las compañías nacionales cree que seguirá creciendo el próximo año; porcentaje que llega hasta el 89% de optimistas con respecto a los próximos 5 años.

Estas cifras demuestran que el optimismo del tejido empresarial español está por encima, según HSBC Navigator, del que presenta el resto de Europa continental y el mundo. En cuanto al nivel de crecimiento, el 37% cree que oscilará entre el 6% y el 14% en 2020; otro 21% tiene expectativas aún más altas: más del 15% de mejora. Por el contrario, un 9% de los encuestados españoles cree que sus ventas caerán el año que viene.

En cuanto a los motivos del optimismo de las compañías españolas, está la expansión internacional. La apertura de nuevos mercados (45%) es la principal razón por la que los encuestados creen que sus resultados mejorarán; seguido de un entorno político favorable (40%) y del uso de tecnologías innovadoras para sus sectores (33%). De hecho, muchos coinciden en que la inversión en innovación y mejora de la calidad de sus productos y servicios es la mejor fórmula para contrarrestar posibles amenazas.

 

Europa, área comercial prioritaria para España

 

Para los empresarios españoles, Europa sigue siendo la región comercial más importante, con un 77%, si bien se ha visto reducida con respecto al informe de 2018 (en el que suponía un 81%). Le siguen Norte América (20%) y América del Sur y Central (16%). En los próximos años, además, las empresas tienen su vista puesta en Asia-Pacífico.

Dentro de Europa, Francia, Alemania y Portugal son los tres principales socios comerciales de España; fuera del continente, Brasil, Chile y Argentina son los países que ofrecen mayor proyección a las compañías españolas.

 

Las empresas españolas y la Agenda 2030

 

La mayoría de empresas españolas son conscientes de que tanto clientes, como gobiernos, reguladores y competidores ejercen presión para que se alineen con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, en consonancia con las propuestas de Naciones Unidas. Es más, el 33% se están movilizando en este sentido por las propias normativas y regulaciones; otro 30% considera que avanzar en sostenibilidad le traerá beneficios como mayor transparencia y trazabilidad; y un 27% considera que adaptarse a los ODS les generará mayor eficiencia operacional. No obstante, las empresas españolas todavía no se sienten tan protagonistas del cumplimiento de la Agenda 2030 como lo hacen en otros países, si bien para NNUU son un actor indispensable.