Bodegas de los Herederos del Marqués de Riscal. Foto: worldsbestvineyards.com

World’s Best Vineyards publica su lista de las 50 mejores bodegas y viñedos para practicar el turismo centrado en la cultura del vino, la gastronomía y el patrimonio industrial

 

España cuenta con una de las mayores superficies de viñedo del planeta y, tras Italia y Francia, es el tercer mayor productor de vino del mundo. Con estos datos, sumados a la historia milenaria del cultivo de la vid y la producción de vino de nuestro país, no es de extrañar que el turismo enológico –aquel centrado en el disfrute del vino, la gastronomía y la cultura de las zonas de producción vinícola- siga creciendo y aportando datos positivos en España.

Entre los últimos, está la presencia de cuatro bodegas españolas en la lista World’s Best Vineyards, que recoge los 50 mejores viñedos del mundo para hacer turismo enológico, ubicadas en 18 países del mundo.

Las bodegas de los Herederos del Marqués de Riscal, en Álava, ocupan la 6.ª posición del ranking, el mejor puesto entre los cuatro viñedos españoles de la clasificación. World’s Best Vineyards destaca como puntos fuertes la Ciudad del Vino diseñada por el visionario Frank Gehry y su restaurante con estrella Michelin. Fundada en 1858 en la villa medieval de Elciego, en la Rioja alavesa, es la bodega más antigua de la zona y uno de los proyectos más ambiciosos de enoturismo en España. Cuenta además con una ‘Botellería Histórica’ que entre sus 8 millones de botellas incluye joyas del siglo XIX, además de una amplia muestra de la mejor gastronomía vasco-riojana.

En el puesto 18 se sitúan las bodegas de Tío Pepe (González-Byass), situadas en pleno centro histórico de Jerez, y cuyo amplio complejo de producción es historia viva de la tradición vitivinícola jerezana y andaluza desde el siglo XIX. El ranking destaca su extensa colección de sherries, la más grande del mundo (con botellas del siglo XIX y XX), además de la posibilidad de degustar variedades como el fino, amontillado, palo cortado, oloroso, Pedro Ximénez y otros sabores. World’s Best Vineyards señala además a Jerez de la Frontera como uno de los destinos turísticos de corta duración más impresionantes de Europa, quintaesencia de la cultura andaluza, entre cuyas actividades señala los espectáculos con caballos de pura raza, las visitas a palacios de la ciudad y, por supuesto, las tapas.

 

Bodegas González-Byass. Foto: worldsbestvineyards.com

 

De nuevo en tierras riojanas encontramos las Bodegas Vivanco, en el puesto 41 de la lista internacional. Un enclave, situado entre valles y montañas, que ha conseguido situarse entre los primeros destinos enoturísticos no solo de La Rioja, sino de toda España. La clasificación mundial destaca especialmente su Museo de la Cultura del Vino, uno de los más impresionantes del mundo, que cuenta con cuatro plantas, más de 6.000 piezas expuestas, desde objetos vinícolas centenarios hasta obras de Picasso, Juan Gris o Andy Warhol, y que desde su apertura en 2004 ha recibido a más de un millón de visitantes. Al Museo se suma el Jardín de Baco, con más de 220 variedades de uva de todo el mundo.

 

Bodegas Vivanco. Foto: worldsbestvineyards.com

 

Por último, en la posición 42, están las bodegas de la Familia Torres – Pacs del Penedès. Como recoge el listado, se trata de una de las familias más antiguas del sector vitivinícola: cinco generaciones dedicadas a la producción de vino y sus operaciones en España, Chile y EEUU. World’s Best Vineyards destaca especialmente la icónica Mas La Plana, una bodega minimalista a una hora de Barcelona; el restaurante Jardí El Celleret, con impresionantes vistas a Montserrat; y La Bodega Waltraud, diseñada por Javier Barba en Pacs del Penedès. También en este pequeño municipio el visitante puede descubrir la Carretera del Vi, la primera ruta oficial del vino del Mediterráneo, que cuenta con un recorrido de 40 kilómetros por una antigua calzada romana, que une 13 bodegas de los viñedos del interior con la playa del Garraf.

 

Bodegas Familia Torres – Pacs del Penedès. Foto: worldsbestvineyards.com

 

Buenos datos del enoturismo en España

 

Además de clasificaciones y galardones como el de la lista de las mejores bodegas, lo cierto es que la evolución del enoturismo en España durante las últimas décadas ha sido muy positiva.

Según el duodécimo Informe Anual sobre las Visitas a Bodegas y Museos del Vino publicado por el Observatorio Turístico de la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN), en 2019 creció tanto la oferta turística como el número de visitantes y el impacto económico de este sector. El volumen de negocio producido en las bodegas y museos que forman parte de las Rutas del Vino de España generó en 2019 un impacto económico de más de 85 millones de euros, un 5,68% más que el año anterior. Unos ingresos que rondarían los 260 millones de euros si se tienen en cuenta otros servicios y agentes implicados en las Rutas del Vino, como son alojamientos, restaurantes, comercios o empresas de actividades.

En cuanto a las visitas, se superaron los 3 millones, un 3,9% más que en 2018, con un aumento en prácticamente todas las bodegas que forman parte de esa red. La Ruta del Vino y el Brandy del Marco de Jerez, con más de 568.000 visitantes, obtiene el primer puesto en cuanto a visitantes durante 2019, seguido de la Ruta del Vino Ribera del Duero (con 389.000 visitantes), en segunda posición, y la Ruta del Vino y el Cava del Penedès Enoturisme Penedès (con más de 370.000 visitantes).

Los meses de agosto, septiembre y octubre son los de mayor afluencia de enoturistas, si bien este informe constata un crecimiento en todos los meses del año, especialmente significativo en primavera y verano. Entre los enoturistas de 2019, el 74,7% fueron españoles y el 25,3% extranjeros.

Para sobrellevar la crisis de la Covid-19 de la mejor forma posible, ACEVIN ha preparado la Guía para reactivar el enoturismo post-COVID, que pretende ser un aliado para las Rutas y para las empresas del sector.