El hospital de IFEMA, el mayor hospital de campaña de Europa. EFE/Kiko Huesca

El 1 de mayo cerró sus puertas el mayor hospital de campaña de Europa frente al coronavirus. Sanitarios, psicólogos, personal de restauración y limpieza, militares y técnicos han atendido a 4.000 pacientes en poco más de 40 días

 

Cuando, dentro de unos años, echemos la vista atrás y recordemos los duros momentos que está atravesando España ahora, seguramente una de las primeras cosas que nos venga a la cabeza sea la imagen de IFEMA, el recinto ferial de Madrid, con miles de camas ocupando los pabellones que habitualmente acogen muestras y exposiciones. Y que lo hagamos, además, destacando el despliegue en tiempo record de las instalaciones y los miles de pacientes que allí se recuperaron.

El Hospital de IFEMA, que cerró sus puertas el 1 de mayo, ha sido sin duda uno de los símbolos de la lucha contra la Covid-19 en España. En sus 35.000 metros cuadrados repartidos en 3 pabellones se han instalado 1.350 camas -16 de cuidados intensivos– en las que se ha atendido a unos 4.000 pacientes, el 98% de los cuales ha superado la enfermedad. El traslado de estos pacientes, la mayoría de ellos con síntomas leves, hasta IFEMA, se llevó a cabo para dar algo de aire al resto de hospitales de la Comunidad de Madrid, la región más afectada del país. Un esfuerzo conjunto que fue calificado de “extraordinario” por Bruce Aylward, Jefe de Expertos Covid-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su visita a las instalaciones.

 

Los héroes de IFEMA

 

Personal de las cocinas de IFEMA. EFE/Ballesteros

 

Un gran trabajo que no hubiese sido posible sin la contribución de todos los profesionales que allí se han concentrado: desde el Ejército de Tierra, la Unidad Militar de Emergencias, los Bomberos de la Comunidad de Madrid, Summa 112, Samur, voluntarios y cientos de entidades y empresas privadas con donaciones y entrega de material que hicieron posible su despliegue en cuestión de días; hasta los cientos de sanitarios que han luchado en primera línea contra el virus.

En concreto, en el hospital de IFEMA han trabajado 320 médicos, 382 enfermeros, 250 auxiliares de enfermería y 167 celadores, a los que se suman farmacéuticos, psicólogos, trabajadores sociales, supervisores, técnicos de rayos, de laboratorio y de farmacia y auxiliares administrativos. En total, más de 1.200 profesionales dando la batalla al coronavirus y atendiendo de la mejor forma posible a los miles de pacientes.

También ha sido encomiable el esfuerzo de los equipos encargados de dar de comer tanto a pacientes como a sanitarios, miembros de la UME y personas sin hogar alojadas en otro de los pabellones. La empresa encargada, Compass Group, ha preparado y servido más de 176.000 comidas desde el 21 de marzo, entre desayunos, almuerzos, meriendas y cenas. Este trabajo ha sido posible gracias a un equipo de cocina que llegó a superar las 150 personas en los momentos de mayor ocupación, y que ha estado operativo las 24 horas del día. Además de las instalaciones de IFEMA, desde estas cocinas también se ha estado atendiendo la alimentación de otros hospitales y centros sociales de Madrid. Cerrado el hospital, además, el equipo de cocina sigue garantizando la alimentación a las personas sin hogar que permanecen en IFEMA.

Sin olvidar a los trabajadores del servicio de limpieza, a cargo de Clece –empresa que también gestiona la de los 28 hoteles medicalizados de Madrid-, cuyo esfuerzo en la limpieza y desinfección de las instalaciones han sido esenciales para evitar contagios y ofrecer una garantía de seguridad tanto a pacientes como a los profesionales movilizados.

Además de los presupuestos públicos para su despliegue, el hospital de IFEMA también ha contado con más de un centenar de donaciones: cuatro millones para camas y material de UCI por parte del Banco Santander; baterías externas para móvil del BBVA; botellas de agua de Aldi; gas gratis por parte de Naturgy; 8.000 mascarillas entregadas por Mercedes-Benz o alimentación y bebida de Mercadona, entre otras muchas contribuciones.

 

El hospital cierra, pero no del todo

 

IFEMA también es un centro logístico contra el coronavirus. EFE/JuanJo Martín

 

El último pabellón en cerrar ha sido el 9, después de una primera fase de repliegue en la que ya había cerrado el pabellón 7. Sin embargo, que estos pabellones no sigan activos no significa que IFEMA cierre del todo como centro contra el coronavirus.

Al contrario, se mantendrá abierto su centro logístico, que reparte material sanitario a hospitales y centros residenciales, como también lo hará el pabellón 14, dispuesto para personas sin techo.

De hecho, aunque no haya actividad médica, las instalaciones de los pabellones cerrados se mantendrán intactas durante el próximo mes, tanto las camas como otros equipamientos –la instalación de oxígeno, por ejemplo-. El objetivo es poder reactivar el hospital en menos de 48 horas en caso de que fuese necesario, por un eventual rebrote de la enfermedad.

Además del de IFEMA, la bajada de la presión asistencial también ha llevado a cerrar los hospitales de campaña de Fuenlabrada y Leganés, también en Madrid. Como también se están replegando los hospitales medicalizados que, solo en esa Comunidad, han atendido a 2.724 pacientes desde marzo.

 

Te puede interesar: