Barcelona está acogiendo en estos días el congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO por sus siglas en inglés), una de las grandes citas internacionales sobre el mundo del cáncer. Entre el 27 de septiembre y el 1 de octubre se congregarán en Fira Gran Vía especialistas clínicos y divulgadores de todo el mundo, además de empresas farmacéuticas y tecnológicas, para dar a conocer los últimos avances que han aparecido contra esta enfermedad en cada una de sus variantes.

En sus ponencias y presentaciones participarán un buen número de profesionales de hospitales y centros médicos españoles, cuyos trabajos se han convertido en un referente a nivel internacional. Como por ejemplo el Dr. Josep Tabernero, director del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y actual presidente de ESMO, o el Dr. Jesús García-Foncillas, director del Instituto Oncológico OncoHealth, entre otros muchos.

EFE / Raún Sanchidrián

 

No es de extrañar, teniendo en cuenta que en los últimos años nuestro país ha aportado interesantes resultados en el campo de la oncología personalizada, además de ser un referente en el desarrollo de ensayos clínicos. Son varios los ejemplos recientes que lo atestiguan.

 

Cáncer de pulmón

En los últimos días ha visto la luz un trabajo realizado por un equipo de investigadores del Ciberonc (Centro de Investigación Biomédica en Red para el Cáncer) liderado por Carlos Camps, del Hospital General Universitario de Valencia. Han descrito una firma génica ligada al mal pronóstico de supervivencia en pacientes de cáncer de pulmón de células no pequeñas.

El texto, publicado en la revista científica Cell Death & Disease, hace referencia a diferentes genes asociados a la resistencia a la quimioterapia, la capacidad de invasión y la agresividad en este tipo de cáncer. Una serie de datos que pueden ser determinantes a la hora de dar con el diagnóstico acertado y, por tanto, con una mejor terapia.

 

Cáncer de páncreas

Hace unos meses se conocía la noticia de que el equipo liderado por Mariano Barbacid, jefe del grupo AXA del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) había conseguido eliminar en ratones el cáncer de páncreas, uno de los que peor pronóstico ofrecen. Un logro que aún tardará mucho tiempo en probarse en humanos, al menos cinco años, según Barbacid, pero que se ha convertido en una fuerte vía de estudio para el control de la enfermedad.

En concreto, los investigadores consiguieron curar el adenocarcinoma ductal de páncreas (ADP), uno de los tumores más agresivos y con mayor resistencia a los tratamientos actuales. Y lo hicieron estudiando el potencial terapéutico de dos dianas: el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) y la quinasa c-RAF, ambas implicadas en la señalización de las oncoproteínas KRAS, que suponen el origen de este tipo de cáncer.

 

Cáncer de mama

También un equipo de investigadores del Hospital del Vall d’Hebron de Barcelona, liderados por la doctora Sandra Peiró, han mostrado recientemente un descubrimiento en cáncer de mama. En concreto, han detectado en modelos de ratón uno de los mecanismos de resistencia en los casos triple negativo, muy agresivos y difíciles de diagnosticar. Se trata de una variable con un ADN muy compactado, lo que condiciona la resistencia a los fármacos convencionales de quimioterapia.

El trabajo, que ha sido publicado por la revista Oncogene, plasma cómo la oxidación de la histona (proteína básica) H3 es determinante en la inducción de la compactación del ADN. Esto complica la eficacia de los fármacos, dificultando a su vez la reducción del tumor.

La enfermedad en cifras

Según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer sigue constituyendo una de las principales causas de mortalidad del mundo. Se calcula que en el mundo hay más de 18 millones de casos, y las estimaciones poblacionales indican que esta cifra se acercará a los 30 millones en 2040.

En el caso de España, el número de tumores diagnosticados en 2019 superará los 277.000, según las estimaciones de la Red Española de Registros de Cáncer (Redecan), 30.000 más que en 2015. Los que se diagnostican con mayor frecuencia en nuestro país son: colon y recto, próstata, mama, pulmón y vejiga urinaria.

Aunque la curación completa es difícil y las cifras de mortalidad siguen siendo elevadas, gracias a la investigación y al trabajo de nuestros especialistas cada vez son más los que pueden decir que han sobrevivido a la enfermedad.