En las próximas horas dará comienzo la Copa del Mundo de Baloncesto en categoría masculina en China. Una cita a la que España llega con un equipo bastante rodado en el que todavía quedan muchos de los jugadores que han formado parte de los últimos grandes triunfos del conglomerado nacional.

Aunque nuestra selección se ha mantenido fuerte y constante a lo largo del tiempo, ha vivido su especial época dorada desde que ganase el Mundial de Japón en 2006. A partir de ese año y hasta la actualidad, ha sumado además tres Campeonatos Europeos (2009, 2011 y 2015) y dos medallas de plata y una de bronce en las olimpiadas de Pekín, Londres y Río de Janeiro, respectivamente.

En la mayoría de estas victorias mucho ha tenido que ver la dirección del actual entrenador, Sergio Scariolo, y la participación de algunos de los jugadores que engrosan la plantilla convocada para China 2019. Por ejemplo, Rudy Fernández (Real Madrid), el único que se mantiene de los ganadores del Mundial de Japón 2006, Víctor Claver (FC Barcelona), Sergio Llull (Real Madrid) o Pau Ribas (FC Barcelona).

A ellos se unen algunos de nuestros ‘embajadores’ en la NBA, la asociación estadounidense de baloncesto encargada de gestionar la que probablemente sea la liga más exigente del mundo. Ricky Rubio (Phoenix Suns), Willy Hernangómez (Charlotte Hornets), su hermano Juancho Hernangómez (Denver Nuggets) y Marc Gasol (Toronto Raptors) son los representantes más internacionales de nuestra selección.

Terminan de conformar el equipo convocado por Scariolo caras nuevas y no tan nuevas que han demostrado su valía a lo largo de la temporada gestionada por la Asociación española de Clubes de Baloncesto (ACB). Javier Beirán (Herbalife Gran Canaria), Quino Colom (Valencia Basket), Pierre Oriola (FC Barcelona) y Xavi Rabaseda (Herbalife Gran Canaria) cierran un equipo redondo y de gran altura… hasta los 2,15 metros.

 

Largo viaje hacia la final

La selección española comenzará su andadura el 31 de agosto contra Túnez en la ciudad de Guangzhou (Cantón), donde se disputan los partidos del grupo C, en el que también compiten Irán y Puerto Rico. No obstante, el campeonato se desarrollará en otras siete ciudades chinas: Foshan, Shenzhen, Dongguan, Wuhan, Nanjing, Shangai y Pekín. En la capital tendrán lugar las semifinales y la gran final, que se celebrará el 15 de septiembre a unos 2.200 kilómetros de distancia con respecto al pabellón donde España disputará su primer partido.

Si la selección supera la primera ronda con éxito, probablemente terminará viéndose las caras con pesos pesados del baloncesto mundial, como Serbia o Italia. Aunque para llegar a la final antes tendrán que caer en las rondas eliminatorias 30 equipos (el de China es el primer mundial masculino de la historia con 32 selecciones participantes), entre los que están otros grandes como Rusia, Argentina y EE.UU.

Un camino que será difícil pero no imposible, ya que en sus partidos preparatorios, España ha demostrado que puede llegar a lo más alto. Por ejemplo, con sus victorias frente a Argentina (84-76) en el Torneo Internacional de Ningbó (China) y contra República Dominicana (102-70) en un amistoso celebrado recientemente en Madrid, entre otras.

EFE/EPA/Andrej Cukic

 

Las chicas también ganan

El baloncesto español en categoría femenina también ha engordado su palmarés en el siglo XXI. En los últimos 19 años han sido campeonas en tres Eurobasket, subcampeonas en el Mundial de Turquía y medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, además de varios bronces acumulados entre todos los grandes torneos internacionales.

De hecho, hace apenas un mes la selección se alzaba con el oro en el Europeo de Serbia, que ha servido para encumbrar de forma especial a dos jugadoras: Laura Gil (Perfumerías Avenida de Salamanca) y la capitana Laia Palau (Uni Girona). La primera ha conseguido con este triunfo su séptimo podio con la Selección Absoluta y su decimosexta medalla con la camiseta de España. De hecho, desde el Mundial de Tenerife de 2018 es la jugadora con más medallas de la historia del baloncesto español, por delante de Pau Gasol.

Por su parte, Palau ha acumulado con esta última victoria 8 medallas en su palmarés con la selección absoluta, destronando a la rusa Maria Stepanopva en lo más alto del podio de jugadoras europeas con mayor número de trofeos.