Cultura, gastronomía, carácter, seguridad… Son muchas las razones por las que millones de turistas extranjeros visitan cada año nuestro país. Este verano tienes la oportunidad de (re)descubrirlas y valorarlas

 

Que España es una superpotencia turística no es ningún secreto. Durante 2019, volvió a batir su propio récord de turistas internacionales, que llegaron hasta los 83,7 millones de visitantes. Unas cifras que lo consolidaban como el segundo país más visitado del mundo -después de Francia- y entre los tres con mayores ingresos por turismo internacional, junto al país galo y EEUU.

Una buena marcha que, lamentablemente, se ha visto frenada por las consecuencias de la crisis del coronavirus. En un mundo prácticamente paralizado y con estrictas medidas de seguridad entre países, es un buen momento para que los españoles apostemos por redescubrir nuestro propio país y volvamos a disfrutar de la cultura, paisajes, gastronomía, infraestructuras y carácter que enamoran cada año a millones de ciudadanos de todos los rincones del mundo.

 

1. Una cultura de influencia mundial

 

Imagen de Medina Azahara (Córdoba), una de las últimas designaciones de la UNESCO en España

 

Es difícil pasear por alguna ciudad española y no encontrarse con monumentos, joyas arquitectónicas o restos arqueológicos de cualquier época y estilo. Algunos de ellos, declarados Patrimonio de la Humanidad (World Heritage) por la UNESCO. O, lo que es lo mismo, bienes y sitios con un valor para la cultura universal que trasciende lo nacional y pertenece a todos los pueblos del mundo, según la filosofía de esta organización mundial.

España es, de hecho, el tercer país del mundo con mayor número de designaciones de la UNESCO. Son, exactamente, 48 bienes y sitios, entre los que se encuentran la Alhambra de Granada, la obra modernista de Gaudí en Barcelona, la catedral de Santiago de Compostela, la Mezquita de Córdoba, la Lonja de Valencia o la catedral de León. También espacios naturales como el parque natural del Garajonay, o los parques nacionales de Doñana o el Teide.

Ese inmenso legado, sumado a la expansión de la lengua española y la obra de miles de artistas y obras universales, le ha convertido en uno de los países más influyentes del globo. Según la revista estadounidense US News & World Report, España es el tercer país con mayor impacto cultural global -solo por detrás de Italia y Francia.

 

2. Gastronomía y calidad de vida

 

 

España es sinónimo de calidad de vida. El buen clima, la buena gastronomía y un estilo de vida que nos permite ser uno de los países con mayor esperanza de vida del mundo atraen cada año a millones de visitantes internacionales. No son meras especulaciones: según el informe Healthiest Country Index 2019 de Bloomberg, España ocupa el primer puesto como país más saludable del mundo, de un total de 169 naciones analizadas. Con una puntuación de 92,8 sobre 100, nuestro país ha ido adelantando posiciones hasta superar a Italia, hasta ese momento primero del ranking. La calidad de vida es, de hecho, el ámbito mejor valorado por los ciudadanos extranjeros sobre España; así lo indica el último informe La reputación de España en el mundo: Country RepTrak 2019 elaborado por el Reputation Institute para el Real Instituto Elcano. Según los resultados de las más de 30.000 entrevistas a ciudadanos de una veintena de países, el entorno natural, el ocio y entretenimiento y el estilo de vida, superan el 80% de valoración positiva fuera de España, siendo una de las principales fortalezas de la imagen exterior de nuestro país.

En ello es fundamental la gastronomía: nuestra dieta mediterránea -Patrimonio Inmaterial de la Humanidad-, ha vuelto a colocarse en el primer lugar del ranking sobre dietas elaborado por la publicación estadounidense US News & World Report, que la considera la más saludable del mundo. No es de extrañar, pues, que 15 de cada 100 turistas vengan a España motivados por su gastronomía; ni que sea el 5.º país del mundo con más estrellas Michelín; o el que más restaurantes tiene en la lista The World’s 50 Best Restaurants (3 de ellos en el top10).

 

3. Seguridad

 

Imagen nocturna de Zaragoza. Foto: Daniel Nebreda

 

La seguridad influye en todos los ámbitos: desde el bienestar de sus ciudadanos hasta la llegada de turistas, la celebración de grandes eventos y las inversiones extranjeras. Si Europa es el continente más seguro, el Global Peace Index de 2018 del Institute for Economics & Peace y los datos de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) nos sitúan como uno de los más seguros de los países más seguros del continente. O, lo que es lo mismo, a la cola en robos, atracos, homicidios intencionales, agresiones o violencia sexual.

Una seguridad que también perciben los ciudadanos, tanto los nacionales como los extranjeros. Solo un 4,2% de los españoles considera la inseguridad ciudadana como uno de los principales problemas del país, según los datos del CIS de febrero de 2019. Por su parte, la seguridad es el segundo atributo con mayor peso -después de la calidad de vida- y mejor puntuación (73 sobre 100) de la imagen de España en el extranjero, según en el estudio de RepTrak para el Instituto Elcano.

 

3. Tolerancia, igualdad, hospitalidad

 

La bandera LGTB+ decora un balcón de Madrid. EFE/ Kiko Huesca

 

Cualquiera que haya viajado a otro país se habrá dado cuenta de que, en general, al español se le ve como una persona afable, abierta, tolerante. Gracias a ese carácter hospitalario, millones de personas eligen cada año pasar sus días o semanas libres junto a los españoles. Como recoge el estudio de RepTrak para Elcano sobre la imagen de España, el espíritu amable y simpático de los españoles y nuestro estilo de vida son dos de los cuatro atributos a los que los que los extranjeros otorgan mejor puntuación: 81,3 y 80,1 sobre 100, respectivamente.

Y es que nuestro país está a la cabeza en diversidad y apuesta por la igualdad. Así lo indican multitud de estudios internacionales. Uno de los últimos, el Global Gender Gap Report 2020, situaba a España en la octava posición del ranking de países más avanzados en paridad de género. También somos un referente en derechos y libertades para personas LGTB+: ser uno de los tres primeros países del mundo en aprobar el matrimonio homosexual y contar con una de las sociedad más abiertas y respetuosas con las diferentes identidades sexuales -así lo considera el prestigioso Pew Research Center- ha convertido a nuestro país en uno de los mejores y más seguros destinos para el colectivo LGTB del planeta.

 

5. Transportes, infraestructuras y equipamientos turísticos 

 

 

Un factor que facilita la llegada de millones de turistas cada año, además de la facilidad de desplazamientos entre los turistas nacionales, es la robusta y moderna red de comunicaciones y transportes de España. Si hay un transporte en el que nuestro país lidera a nivel mundial es el de la alta velocidad ferroviaria. Desde la primera línea de AVE en 1992 hasta hoy, España se ha convertido en el primer país de Europa en cuanto a extensión de red de alta velocidad (más de 3.200 km) y el segundo del mundo, solo detrás de China. En términos de calidad, nuestro país cuenta con la cuarta mejor red ferroviaria del mundo, según el Foro Económico Mundial.

A nivel aéreo, España ocupa el quinto puesto en número de conexiones y el tercer lugar de la Unión Europea en tráfico de pasajeros (más de 210 millones) según Eurostat (2017). Los aeropuestos de Madrid y Barcelona ocupan el quinto y sexto lugar de Europa en movimiento de pasajeros.

También destaca su red de carreteras: España es el primer país europeo en kilómetros de autopista y autovías. Cuenta con más de 17.000 kilómetros, por encima de los 13.000 de Alemania y los 12.000 de Francia.

Además de una gran y efectiva red de transportes, España cuenta con una capacidad hotelera amplia, eficiente y de calidad. Casi 15.000 establecimientos hoteleros (más de 300 con 5 estrellas), con más de 1,5 millones de plazas, según Statista, garantizan sobradamente el flujo turístico. Y es líder indiscutible en número de playas con bandera azul, la certificación internacional que analiza y premia aquellas playas que cumplen los criterios de calidad del agua, seguridad y servicios, gestión ambiental e información y educación ambiental. Nuestro país suma un total de 688 playas, puertos deportivos y embarcaciones, en más de 250 municipios. Supera así a Francia, Grecia, Turquía e Italia, por debajo de las 500 designaciones.